Meditaba en su cuarto de estudio un predicador, buscando una ilustración sobre el amor. De pronto entró en el cuarto su hijita pequeña, diciendo: -Papá, siéntame un poco sobre tus rodillas. -No, hijita, no puedo…