Alientodiario.com

Un devocional cada dia

La sed de tu cuerpo la puedes saciar tomando agua pero la sed de tu alma solo se sacia cuando bebes la presencia del Dios vivo. Las necesidades físicas las suples con cosas materiales pero las necesidades del alma solo se sacian con cosas espirituales.

Solo la presencia de Dios puede saciar la necesidad de tu alma la cual no puede ser satisfecha ni por el dinero, la fama, la religión, ni por los ritos, ni el mucho conocimiento bíblico que puedas tener.

«Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía.» Salmos 42:1

Si vives en una profunda tristeza, insatisfacción, preocupado, ansioso y con falta de paz; entonces tu alma está sedienta y pidiendo a gritos la presencia de Dios.

David comparaba su sed por Dios como la sed que siente un ciervo cuando anda en búsqueda de agua y los arroyos se han secado. Este animal emite gemidos desde sus entrañas por la desesperación que siente a causa de la sed que tiene.

La gran diferencia es que el ciervo busca el agua hasta encontrarla pero muchas veces nosotros sabemos que tenemos necesidad de Dios y en lugar de buscarle de todo corazón preferimos invertir el tiempo en las cosas de esta vida y en los pasatiempos que poco a poco nos consumen mientras nuestra alma da gemidos de tristeza, ansiedad, preocupación por no buscar a Aquel que puede llenar el vacío de nuestra alma, Jesucristo.

Hoy es el día de saciar la sed de tu alma en los arroyos de la presencia del Dios vivo. Hoy es el día de pedirle a Dios que sacie y llene la necesidad de tu alma con las aguas de su presencia.

«Padre, Mi alma tiene sed de ti, lléname y sáciame de tu presencia en el Nombre de Jesús. Amen»

Pastor Carlos Villarreal
Facebook.com/PastorCarlosVillarreal