Alientodiario.com

Un devocional cada dia

Amanecer2Uno de los males de este tiempo es la falta de la verdadera fe, por todas partes hay personas desanimadas, cansadas de la vida y sin esperanza, y es a todos los niveles sociales, en todas las edades, en todos los lugares, personas que piensan que al primer problema todo se derumbó; y sienten que no tienen fuerza ni recursos para seguir luchando en la vida, pero hay un grupo de personas que hemos encontrado el secreto para enfrentarnos a la vida con esperanza y fortaleza.

Por ello el apóstol Juan dice. Que la victoria que ha vencido al mundo no es la inteligencia o sabíduria humana, no es el dinero o el poder humano, sino que es nuestra fe en el Señor Jesucristo y en las promesas gloriosas de su palabra,

En 1 Juan 5:4: Todas las personas mientras estemos en este mundo, creyentes o no, enfrentaremos circunstancias difíciles, algunas demasiado fuertes, pero cuando tenemos esa fe viva en el Dios de la Biblia, podemos salir adelante, Isaias 43:2: cuando pases por las aguas yo estaré contigo, y por los ríos, no te abnegarán, cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llamas arderán en ti.

En una ocasión Jesús le dijo estás palabras al apóstol Pedro: Simón, Simón, he aquí satanás te ha pedido para zarandearte como a trigo, pero yo he rogado para que tu fe no falte, Lucas 22:31-32, de este pasaje encontramos frases como estas:

*Satanás no puede atacar o «zarandear» a ningún verdadero creyente, si mi Dios no se lo permite, (os ha pedido)

*Zarandear como a trigo, implica. Apelar, aventar, sacudir, etc. Como si fuésemos manojos de trigo, esto implica la furia con que nos ataca cuando Dios se lo permite.

*Y Jesús le dice: Pero yo he rogado, no para que la prueba no venga, sino para que tu fe no falte.

Podemos atravesar por las pruebas más duras, enfermedades, necesidades, persecuciones, tragedias, etc, pero mientras nuestra fe se mantenga viva y firme, de allí nos vamos a levantar para seguir adelante. Las pruebas que vienen a nuestras vidas, es porque Dios las permite, cuando una prueba llega a nosotros es porque ya ha pasado antes por las manos de Dios, y si Él lo permite es porque sabe que es para nuestro bien y podemos vencerla y también Dios quiere mostrarle al incrédulo que se puede vencer por fe. Y nos usa a nosotros como instrumento.

El Mensajero