Alientodiario.com

Un devocional cada dia

pecadoLos cristianos tienen la tendencia a categorizar los pecados, clasificando a algunos como pequeños e insignificantes, y a otros como grandes y graves por el daño que causan.

Pero toda desobediencia a Dios afecta no sólo al pecador, sino también a innumerables personas más, tanto ahora como en el futuro.

Si separáramos el pecado de Adán y Eva de su contexto, pocos los culparíamos de una gran falta.

Lo único que hicieron fue comer la fruta de un árbol que tenía el aviso de “no comer”. A la gente no le importa hoy desobedecer, incluso a la Biblia.

Pero Dios tiene un concepto totalmente diferente de nuestros pecados. Todo pecado tiene consecuencias negativas. La desobediencia de Adán y Eva afectó dos áreas fundamentales: las relaciones, y el trabajo. Toda la tierra cayó bajo la maldición del pecado, y toda persona que nació desde ese momento ha llegado al mundo con una naturaleza pecaminosa que la separa del Señor.

La primera rebelión hundió a la raza humana en una terrible condición. El mundo está ahora afligido por las incontables ramificaciones de los pecados cometidos a través de los siglos. ¿Es de extrañarse que el mundo esté ahora en una condición tan lamentable? El pecado no sólo causa sufrimiento; también nos roba lo mejor de Dios. El huerto del Edén está cerrado y bajo llave para la humanidad pecadora.

La buena nueva de la gracia y el perdón de Cristo es nuestra única esperanza verdadera en este mundo caído. Aunque no es agradable pensar en las consecuencias del pecado, es necesario hacerlo para recordar la grandeza de nuestra salvación, y para estimularnos a obedecer a Dios, aun en las cosas pequeñas. Para Él, toda obediencia es grande.


Charles Stanley
Ministerios En Contacto