Alientodiario.com

Un devocional cada dia

Cuando Dios le dio a Clarence Jones y a Reuben Larson la visión para establecer una estación pionera de radio misionera, la pregunta fue, «¿Dónde?»

Juntos con sus colegas ellos oraron fervientemente que el Señor les dirigiera al lugar correcto. Mientras ellos esperaban en el Señor, El parecía estar diciendo: Ecuador.

Pero muchas otras voces estaban en desacuerdo. El Departamento de Estado de los Estados Unidos dijo, «Información actualizada demuestra que el Ecuador es un sitio malo desde el cual transmitir. Deben localizarse tan lejos como sea posible de la línea ecuatorial, si quieren tener éxito.»

Una compañía de manufacturas que estaba investigando las posibilidades de radio en el Ecuador, reportó, «Debido a la gran cantidad de depósitos minerales en las montañas, puede esperarse que cualquier señal de radio transmitida desde tal punto se perderá o será seriamente debilitada por la absorción del suelo.»

En el libro «Seeds in the Wind» (Semillas al Viento») Frank S. Cook cuenta como Dios dirigió a los misioneros hacia Quito «a pesar de reportajes técnicos, consejos humanos prudentes, y los jalones de muchos cristianos amigos en el puerto ecuatoriano de Guayaquil.» Allá HCJB fue establecida, la Voz de los Andes, proclamando las bendiciones de Cristo Jesús, (las letras significan Hoy Cristo Jesús Bendice.)

Dice Cook, «Historia subsecuente ha comprobado más allá de las sombras de duda alguna que el hombre estaba equivocado, mientras Dios estaba en lo correcto. ¡Entre más alto vayas, y entre más cerca estés de la línea ecuatorial, mucho mejor será la señal!»

Quito está a unos 3,000 metros de altura en la sierra y a solo dieciséis kilómetros al sur de la línea ecuatorial.