¡Buenos días! Una frase que usamos todo el tiempo, ¿verdad? Se la digo a mi hija, a mis empleados y aún a mi cartero. Creo que pudiésemos decir que es una suerte de bendición a…