Un vecino me había dicho más de una vez: «Quizás usted tenga necesidad de Dios, pero yo no lo necesito». Cierta mañana lo hallaron muerto al pie de su cama.¡Qué terrible final! “Perecerá el hombre,…