La madre absorta ve la televisión, “son los cuchillos, más útiles del mundo”, decía el locutor, “cortan de todo, no deje de comprarlos”. Cuando la mujer está apunto de marcar el número telefónico su hijo…