—¡Feliz cumpleaños, querida! —dijo el esposo. —Muchas gracias, amor —respondió la esposa. El regalo era un auto Ferrari Testarrosa, que vale una fortuna. Y eso no era todo. Dentro de la guantera había un diamante…