Thierry, de 35 años de edad, estaba desalentado. Creyente desde hacía varios años, atravesaba un período difícil. Se sentía frágil, encerrado en sí mismo y muy débil frente a las tentaciones, lo que lo entristecía…