Tu decides que vas hacer. Vas a seguir justificando tu mal animo, tu tristeza o vas a decir: eso no arregla nada, tengo que hacerlo diferente.