Papi ¿Cuanto ganas? Dijo el pequeño con voz timida fijando sus expresivos ojos en su agotado padre que llegaba del trabajo. “No me molestes, hijo ¿ No ves que vengo muy cansado? “Pero, papi. Dime…