Cosas que no son dichas, solo pensadas y esfumadas. Después de un día agotador, de corretear detrás de chiquillos, de los hijos o los nietos, qué cansada me siento. Dicen todos que soy el centro…