Stephen Sorenson escribió una vez en el Disciples hip Journal acerca de un período de dos años en el cual lo había aquejado en ambas muñecas una tendonitis tan severa que no podía ni siquiera…