Muchos días y muchas noches pasó cavilando Waldemar Augusto Albano. Ensayó mentalmente centenares de fórmulas y medios, hasta que por fin creyó hallar la solución: una solución, para él, infalible. Waldemar era portugués y vivía…