Cuando los sufrimientos de nuestro Salvador llegaron a su punto extremo, él clamó a Dios: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? (Marcos 15:34; Salmo 22:1). Pero no hubo respuesta, ninguna mirada llena…