La tristeza puede ser buena para el alma. Puede destapar profundidades ocultas en nosotros y en Dios. La tristeza nos hace pensar seriamente en nosotros. Nos hace ponderar nuestras motivaciones, intenciones e intereses. Llegamos a…