Pedro era un rustico pescador del mar de Galilea, estaba acostumbrado a bregar con embarcaciones, redes, peces, y algunas veces con un mar picado. Pero nunca se imaginó que podría llegar a dar un discurso…