¡La situación del apóstol Pablo no era envidiable! Aunque estaba lleno de amor por su pueblo, faltó poco para que la multitud lo matase en Jerusalén. Liberado por las fuerzas de orden romanas, fue conducido…