Hay una piedra preciosa que algunas veces llaman "el ópalo de la simpatía". Si viéramos uno de estos ópalos en el aparador de un joyero, preguntaríamos por qué estaba allí. Es opaco, sin lustre, y…