Decidirse por Cristo y andar en Sus caminos es suficiente para que cualquiera experimente una vida grandiosa. Si de verdad hemos sido transformados difĂ­cilmente tendremos algĂșn motivo para quejarnos; por el contrario, ahora tenemos muchos…