¡Si tú supieras, amigo, lo mucho que Dios te ama! Te lo muestra cada día desde las horas tempranas. Te levanta, te alimenta, te viste, también te calza; y si te encuentras enfermo, si le…