Cuando mi hijo estaba en segundo grado yo era el líder de su Compañía de Lobatos. Antes de que iniciase su tercer grado, un líder de los Lobatos me llamó y me preguntó si podía…