Alientodiario.com

Un devocional cada dia

Un incrédulo quería convencer a un joven cristiano de que la Biblia estaba pasada de moda y que a menudo era contradicha por los descubrimientos modernos. Con este fin le envió algunos artículos bien escogidos.

El joven, lejos de vacilar en su fe, le contestó: «Si usted tiene algo mejor que el sermón del monte, algo más hermoso que los relatos del hijo pródigo, del buen samaritano o de la mujer del pozo de Sicar, si tiene normas más nobles que los diez mandamientos, algo más consolador que el Salmo 23…

O que me revele mejor el amor de Dios que el don de su Hijo Jesucristo, o que hable con más lucidez del eterno porvenir que la Biblia, entonces mándemelo cuanto antes».
El joven aguardó en vano la respuesta.
No existe un libro semejante a la Biblia, y la razón es muy simple: es el libro de Dios. Aun el filósofo Nietzche, que era muy hostil al cristianismo, se vio obligado a confesar en uno de sus libros: «La descripción que la Biblia hace de las cosas y de los hombres es tan extraordinaria que las literaturas griega e india no tienen nada semejante que puedan ofrecer».

En tu Palabra, ¡oh Padre Dios,que bella luz se ve!
Bendita, celestial porción,gozada por la fe.

 Venid a mí, porque yo os daré lo bueno.
Génesis 45:18


¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos!

Salmo 139:17


(Dios) nos ha dado preciosas y grandísimas promesas.

2 Pedro 1:4

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)