Alientodiario.com

Un devocional cada dia

El rey David miró cuidadosamente al mundo y quedó atribulado. No necesitó de Internet para pintar un cuadro sombrío de la sociedad, ni de periódico alguno que le recordara el crimen y el sufrimiento. Incluso vio la maldad sin ningún programa de noticias por cable que le diera todas las malas noticias.

Miró a su alrededor y vio que «se acabaron los piadosos». Notó que «han desaparecido los fieles». En su mundo, todos hablaban «mentira» con su prójimo «con labios lisonjeros, y con doblez de corazón» (Sal. 12:1-2).

Puede que esta descripción suene como el tema de algún programa de TV., pero eso era la vida alrededor del año 1,000 a.C. Si bien puede que veamos a la sociedad adoleciendo de males mucho peores que los que nunca ha habido, David nos recuerda que la maldad no es una innovación del siglo XXI.

Pero las palabras de David también nos dan esperanza. Nota su reacción a las malas noticias que trajo. En el versículo 1, se volvió a Dios y clamó, «Salva» Luego Le imploró a Dios por necesidades específicas. La respuesta que obtuvo fue positiva. Dios prometió que, debido al gobierno justo de David, Él proveería protección y seguridad (vv. 5-7).

Cuando estés desalentado por todas las malas noticias, clama a Dios por ayuda. Luego disfruta de la confianza de Su seguridad. Tres mil años después de David, Dios sigue, y siempre seguirá teniendo el control. —JDB

No tenemos nada que temer, porque Dios tiene el control.

Salmos 12
SALVA, oh Jehová, porque se acabaron los misericordiosos: Porque se han acabado los fieles de entre los hijos de los hombres.
Mentira habla cada uno con su prójimo; Con labios lisonjeros, con corazón doble hablan.
Destruirá Jehová todos los labios lisonjeros, La lengua que habla grandezas,
Que dijeron: Por nuestra lengua prevaleceremos; Nuestros labios están con nosotros: ¿quién nos es señor?
Por la opresión de los pobres, por el gemido de los menesterosos, Ahora me levantaré, dice Jehová: Pondrélos en salvo del que contra ellos se engríe.
Las palabras de Jehová, palabras limpias; Plata refinada en horno de tierra, Purificada siete veces.
Tú, Jehová, los guardarás; Guárdalos para siempre de aquesta generación.
Cercando andan los malos, Mientras son exaltados los más viles de los hijos de los hombres.