Sal de la cueva

Si la crisis económica, familar, ministerial, matrimonial se ha levantado contra ti no es para que te metas en una cueva

Si hay algo que nadie puede Evitar son las Crisis. Pero las crisis más fuertes no son las Externas sino las Internas ya que son las que nos llevan a aferrarnos a Dios o simplemente a encerrarnos en cuevas con el propósito de escondernos de la realidad y no  hacerle frente para solucionarlas.

Share

Peque, ¿Será que Dios me perdona?

sol

Isaías 43: 25 “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados”. Es increíble, pero cierto, hay personas que luego de haberse rendido a Jesús y pedido por el perdón de sus pecados, aun tienen dudas si realmente Dios los perdono o no.

Y es entendible desde el punto de vista humano, ya que para nuestra mente humana es difícil asimilar un perdón TOTAL, ese que no tiene “peros” ni “condiciones”, ese perdón que nada mas puede nacer de un ser divino como nuestro Dios.

Share

El Dios de Poder Vive en Ti

El poder de Dios es más que una experiencia, sensación o manifestación momentánea. En Dios habita el poder para sanar lo que estaba enfermo, dar vida a lo que estaba muerto, restaurar lo destruido, levantar al caído y hacer posible lo que es imposible para los hombres.

“Y, si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes.” Romanos 8:11.

Share

Como la oración salvó toda una cosecha

Con frecuencia Dios responde a la oración en formas que jamás hubiésemos soñado en nuestra imaginación. Considera el siguiente incidente tomado de “Our Daily Bread”

“Un ardiente cristiano en el Japón tenía un sembrado de mil árboles y dependía totalmente de ellos para el sustento de su familia. Una mañana se desanimó al descubrir que sus frutas, casi pintonas, estaban siendo arruinadas por un tipo muy peculiar de gusano; una clase desconocida para él.

 

Share

Dispone tu corazón porque Dios quiere ministrarte

5506330Salmos 122: 1 “Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos”. ¿Cuándo fue la ultima vez que disfrutaste de una predicación?, si hablo de esa vez, que no soportaste a que terminaran de predicar, mientras tus lagrimas salían de tus ojos, por la razón de que Dios estaba ministrándote tremendamente.

Y es que no se necesita estar pasando por un desierto espiritual como para ser ministrado, no se necesita estar pasando por enormes problemas para que Dios toque tu corazón, lo único que en verdad se necesita es un corazón dispuesto a ser ministrado.

Share

Espera en Dios, porque aún he de alabarle

tiempo esperar

Salmos 43: 5 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

Todos hemos pasados por momentos en los cuales sentimos como nuestra alma esta abatida. Posiblemente hoy que me lees estas pasando por un momento de esos.

Share