No hay prisa

Un hombre tuvo una visión en que le parecía que él estaba de pie en medio de una asamblea de espíritus inmundos. Sobre el trono estaba sentado el soberano de ellos. Satanás, con el cetro de maldad en su mano Llamando a sus subditos. Satanás clamó: “¿Quién irá a la tierra para asegurar que los hombres pierdan sus almas.?”

Une de los espíritus convocados dijo: — Yo iré

Share

¿Estas desesperado?

No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación y del occidente te recogeré. Isaías 43:5 Aquella mañana me había levantado muy temprano tratando de cumplir con todo lo que tenía que hacer: el trabajo, mi hogar, el ministerio personal que Dios entrega en mis manos a diario y tantas cosas más. ¡Me sentía ahogada!

Share

Tu futuro lo construyes en el presente

Tu Futuro lo Construyes en el presente y hoy es el día de empezar a construir las victorias

Mi papá es agricultor y desde niño aprendí a que si deseo cosechar algo en el futuro debo sembrar en el presente; la calidad y cantidad de mi semilla determina la calidad y cantidad de mi cosecha; es asombroso ver a muchas personas que están esperanzados a que les llueva mana del cielo y a que en el futuro sucedan cosas sin hacer nada en el presente.

Share

¿Hay Conformismo en tu vida?

conformistaRomanos 12: 2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

Vivimos en un mundo rodeado de personas que se adaptan fácilmente a las circunstancias que los rodean, es decir personas que aunque reconocen que su relación personal con Dios no esta del todo bien no hacen nada por mejorarla.

Share

Dios es quien te sustenta en todos tus caminos

Salmos 94: 18 “Cuando yo decía: Mi pie resbala, Tu misericordia, oh Jehová, me sustentaba”. Todos hemos pasado por momentos en los cuales sentimos que nuestros pies resbalan. Esos momentos son duros, puesto que no son momentos de bonanza, sino que de crisis, desiertos o tiempos de anonimato espiritual.

Por lo general estos momentos se producen de la suma de muchas circunstancias que hacen desviar levemente nuestra mirada en el Dios que todo lo puede.

Share

A las deudas ponle alas

deudas

A las deudas, húyele, o ponle alas, para que vuelen bien lejos de tu presencia.

Deber dinero se puede volver una costumbre que te amargará la vida. El que debe es en cierto sentido esclavo de aquel a quien le debe. Si la deuda es con un familiar o amigo, la relación puede dañarse fácilmente o verse resquebrajada. Y si el compromiso es con una entidad financiera, el desangrado es lento y doloroso, ya que se termina pagando mucho más de lo que se debía inicialmente al sumar los intereses y otros cargos que se inventan.

Share