Cuando Dios tarda la respuesta

Podemos estar seguros de una cosa: Él siempre nos está viendo. Cuando sus propósitos se cumplan y sea el momento apropiado.

A veces Dios no concede nuestras peticiones de inmediato. Después de un tiempo empezamos a sentir lo que sintió el salmista cuando dijo: “¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?”
La percepción del ser humano plantea preguntas que la mente no puede contestar. Pero eso no significa que no existan respuestas válidas. A no ser que Dios escoja explicarnos su comportamiento, lo cual no suele hacer, sus motivos y propósitos están fuera del alcance de nosotros los seres mortales.

Share

No pierdas nunca la fé y la paciencia

la paciencia

“¿Por qué Dios tarda tanto en responder?”, es la pregunta que nos hacemos cuando nos encontramos en una situación en la que necesitamos una rápida respuesta de Dios. Y es que a veces quisiéramos recibir todo en el mismo momento que lo pedimos, a veces pareciera que quisiéramos que Dios trabajará solo para nosotros para respondernos lo que queremos y en el momento que “lo necesitamos”.

Una de las características que Dios quiere que tengamos es la paciencia, y es que es la paciencia la que nos ayuda a mantener la fe en que Dios ha de responder.

Share

Aprendiendo de los errores

Seria genial que nunca nos equivocásemos, sería muy bueno, pero eso es imposible...

“Guarde en mi corazón lo observado, y de lo visto saque una lección” Proverbios 24:32 (NVI)

Todos los seres humanos nos equivocamos, absolutamente todos pecamos y cometemos errores, no hay ninguna persona en este mundo que pueda decir -¡yo nunca me equivoque, yo nunca cometí un error!-.

Share

No temas las malas noticias

malas noticias

Si el temor es creer que lo peor nos va a suceder en un futuro, la fe es creer que lo mejor nos tiene que acontecer en ese futuro.

¿Alguna vez has dormido en carretera mientras otra persona conduce el vehículo en el que viajas? Eso es tener fe, pues has puesto tu confianza en la persona al volante. Y seguramente le has abierto la boca al odontólogo convencido de su destreza. Y has viajado en avión creyendo que el piloto te va a llevar seguro a tu destino. Y te has comido lo que te han servido en un restaurante sin siquiera pensar en que te van a envenenar.

En fin, serían innumerables los ejemplos de la vida diaria en los que demuestras ser una persona de fe, alguien que deposita su confianza en otros, ya que de otra manera sería imposible vivir. De manera que hablar de fe no es algo misterioso, complicado o muy teológico, sino algo que tú manejas en tu cotidianidad y hasta de manera inconsciente.

Share

Las Respuestas de Dios

No le reclames a Dios del porque no te contesta esa petición que según tu tiene que ser contestada.

“Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”. 2 Corintios 12: 7-9

Share

Tu Crisis tiene que terminar

Hoy quizá tu sonrisa se ha borrado de tu rostro o tus ojos han dejado de brillar...

Hoy quizá tu sonrisa se ha borrado de tu rostro o tus ojos han dejado de brillar…

Al verte fijamente a los ojos podemos notar fácilmente que existe una crisis en tu vida, y es que últimamente la situación que estás viviendo te está afectando al punto que está mostrándose en tu apariencia.

Ya no sonríes, tus ojos dejaron de brillar, tu cara triste y desconsolada, tu mirada perdida y desconcentrada provocada por los constantes pensamientos que te intranquilizan y que solo te hacen pensar que todo irá de mal en peor.

Share