Dios aumenta tus fuerzas como búfalo

Salmos 92: 10 “Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo; Seré ungido con aceite fresco”.
Muchos de nosotros cantamos más de alguna vez aquella alabanza que es entonada por Jesús Adrián Romero y dice: “Como búfalo, como búfalo, arrollare al enemigo si se enfrenta conmigo, tengo fuerzas del Señor, como Búfalo”.

Pero ¿Realmente somos como un búfalo?

Share

Reflexiones para Mujeres – App Gratis

Una App que no debería faltar en tu dispositivo! Trae una gran variedad y cantidad de Estudios Bíblicos que enriquecerá tu vida espiritual, podrás llevarlos contigo donde quiera que vayas.

mujer cristiana app

Share

Pide Sabiduría

La experiencia se adquiere con la edad y golpes de la vida. Pero la sabiduría verdadera solo se obtiene cuando se la pedimos a Dios; por medio de su palabra, consejos y principios divinos.

Muchas veces le pedimos al Señor que nos de las cosas que se ven; pero Dios está interesado en darte primero lo espiritual y luego lo material. El primero quiere llenarte por dentro para luego hacerlo por fuera.

Share

Solo estas cansado, necesitas descansar

Apaga la computadora, dejar a un lado el celular, separarte de el afán de todos los días y dedicarle un tiempo a Dios

Por falta de descanso variamos en nuestra forma de ser, por falta de descanso cambiamos en nuestras convicciones, por falta de descanso hasta podemos llegar al extremo de pensar que Dios no está a nuestro lado y de querer abandonarlo TODO.

Share

Soportando y perdonando a los demás

el perdon

Somos especialistas en considerar que la gente debe soportarnos a nosotros pero a su vez no soportamos las actitudes, temperamentos y forma de ser de los demás.

Nos gusta que nos perdonen, y que nos pidan perdón; pero nos cuesta perdonar y pedir perdón.

Share

Del dolor a la victoria

¿Qué es lo que sabemos que tenemos que hacer y no lo estamos haciendo?, ¿Qué cosas nos causan dolor dejar y por eso no queremos hacerlo?

Cuando algo duele o es difícil de hacer aun lado es porque vamos por el camino correcto, es decir: Cuando me comienzo a negar a mi mismo, a no hacer lo que yo quisiera hacer para hacer lo que Dios quiere que haga, humanamente me dolerá, porque, pero lo que humanamente me duele, espiritualmente funciona.

Por ejemplo: Cuando tenemos mucho tiempo de no ejercitarnos y un día decidimos hacerlo, el día siguiente estoy seguro que sufriremos de dolores musculares por la razón que nuestro cuerpo no está acostumbrado al ejercicio, pero ese dolor que sentimos es señal de que estamos ejercitando esas partes de nuestro cuerpo que lo necesitaban.

Share