El alfiler y la aguja

En un costurero un alfiler y una aguja discutían entre sí :

– Para que sirves sin cabeza? Pregunto el alfiler a la aguja.
– De que te sirve la cabeza si no tienes ojo? Dijo, la aguja muy airada.
– Y de que te vale el ojo si tienes algo en el? Molesto contesto el alfiler
– Yo, con algo en mi ojo hago mucho mas que tu, replico la aguja
– Pero no haces nada útil si no llevas hilo, casi grita el alfiler

De pronto la dueña del costurero, toma la aguja y empieza a coser; pero rompiéndose el ojo de la aguja, cogió el alfiler, le ato el hilo a la cabeza e intento dar puntada; pero la fuerza le arranco la cabeza y disgustada lo tiro con la aguja en el costurero.

Share

Serviste Hoy

Toda la naturaleza es un anhelo de servicio
Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.
Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú.
Donde haya un esfuerzo, que todos esquivan, acéptalo tú.

Se tú el que apartó la piedra del camino,
El odio entre los corazones,
Las dificultades del problema.

Share

Flores Amarillas

Cierto día caminado en un parque cercano a casa, observé que entre los muchos árboles del lugar había uno que llamó mi atención, éste tenía unas pequeñas flores amarillas, pero lo curioso era que en el piso se dibujaba la copa del árbol con flores amarillas un poco mas grandes, estas eran las flores que habían caído del árbol.

Las flores que en su momento habían sido muy hermosas y le daban belleza al árbol, ahora estaban en el suelo a punto de marchitarse, pero en su lugar había unas nuevas flores que apenas se abrían y le estaban dando a ese mismo árbol una belleza nueva.

Share

Perseverancia

1816 ~ Su familia fue forzada a salir de su hogar, a la edad de 7 años tuvo que empezar a trabajar para ayudar con los gastos.

1818 ~ Su madre murió.

1831 ~ Fracasó en todos los negocios que emprendió.

1832 ~ Compitió para la Legislatura estatal y perdió. También perdió su trabajo y fue rechazado para entrar a la escuela de leyes.

Share

La vida

No dejes que termine el día, sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.

No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber.

No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y las poesías, sí, pueden cambiar el mundo.

Share

Mi ira ya se seco

Mariana se puso toda feliz por haber ganado de regalo un juego de té de color azul.
Al día siguiente, Julia, su amiguita, vino bien temprano a invitarla a jugar, Mariana no podía pues saldría con su madre aquella mañana.

Julia entonces pidió a Mariana que le prestara su juego de té para que ella pudiera jugar sola en el jardín del edificio en que vivían.
Ella no quería prestar su flamante regalo pero ante la insistencia de la amiga decidió, hacer hincapié en el cuidado de aquel juguete tan especial.

Share