Angel en problemas

Share

Un sueño roto

El sueño de su vida era ser misionero, y parecía como si finalmente se fuera a hacer realidad. Sentado en la oficina de la agencia misionera, el nervioso joven le aseguró al entrevistador que él y su flamante esposa estaban decididos a trabajar duro, administrar sus recursos como buenos mayordomos, y procurar que se proclamara a Cristo al mayor número de personas posible. Confiaban en que todo su futuro estaba saliéndole a pedir de boca.

Pero pronto todo iba a parecer como si su sueño se fuera a hacer añicos. Durante su preparación para vivir entre otras culturas él y su esposa se percataron de que ella nunca resistiría los rigores de vivir en el extranjero.

Share

Último Aviso ó a tiempo

Una tarde del día domingo, estaba yo distribuyendo tratados a los mineros. Los hombres gozaban el aire puro y la luz del sol después de haber trabajado durante la semana en la mina obscura e insalubre.
Andaba por el ultimo trecho que me separaba de la puerta de mi casa, cuando noté que dos mineros jóvenes caminaban hacia mi. Me detuve antes de que nos cruzásemos, y tomando los dos últimos tratados que me  quedaban, ofrecí uno a cada uno.

Share

El hombre estaba equivocado, Dios estaba en lo correcto

Cuando Dios le dio a Clarence Jones y a Reuben Larson la visión para establecer una estación pionera de radio misionera, la pregunta fue, “¿Dónde?”

Juntos con sus colegas ellos oraron fervientemente que el Señor les dirigiera al lugar correcto. Mientras ellos esperaban en el Señor, El parecía estar diciendo: Ecuador.

Pero muchas otras voces estaban en desacuerdo. El Departamento de Estado de los Estados Unidos dijo, “Información actualizada demuestra que el Ecuador es un sitio malo desde el cual transmitir. Deben localizarse tan lejos como sea posible de la línea ecuatorial, si quieren tener éxito.”

Share

Mejor que nuevo

A nadie le gusta que algo se le rompa o descomponga, ya sea un artículo grande o pequeño, un juguete o un automóvil.
Hace dos años, una de las patitas de mis lentes se rompió. Me quedé sin lentes y no pude ver bien por varios días. No podía manejar y me dolía la cabeza cuando leía. Cuando llevé mis lentes a reparar, el técnico de la óptica no sólo reparó la patita, sino que usó una pieza más resistente. Gracias a la reparación, mis lentes quedaron mejor que nuevos.

Share

Cuando me vaya al descanso, no quiero que lloren

Cuando me vaya al descanso, no quiero que lloren,
quédense tranquilos, no piensen en nada,
vivan los recuerdos que reconfortan el alma. Cuando yo me duerma, comprendan mi sueño,
por algo me duermo, por algo me he ido,
Necesito el descanso, fue ardua mi tarea.

Si sienten mi ausencia, no digan nada,
con pasos tranquilos búsquenme en mi casa,
en mis escritos, que tal vez apurada
en la computadora he hecho.

Share