El más grande descubrimiento

James Simpson es el ilustre científico que en 1847 introdujo en cirugía el cloroformo, descubierto dieciséis años antes. Por esa razón recibió las felicitaciones de sus colegas del mundo entero; también se organizó una pequeña fiesta para celebrar el mérito del sabio.

Al final de la ceremonia, Simpson se levantó para agradecer a los médicos por las alabanzas de las que era objeto. Al terminar su discurso, agregó: «Hice un descubrimiento mucho más grande que aquel por el cual me honráis».

Share

El Reinado que Prevalece

Se miraban seria y fijamente desde la posición de cada uno, tenían todo ya dispuesto, cada quien muy alerta en su lugar de defensa y de ataque, eran reyes en disputa por un solo espacio, sólo el dominio de un reinado podía persistir, eso equivalía a avanzar, vencer y conquistar destruyendo al oponente y su reinado.

Los ejércitos estaban firmes en su sitio, mirando escrutadoramente a su enemigo, estudiando, examinando y calculando sus posibles movimientos. Todo estaba listo, todo estaba dicho, todo pronto iniciaría y ya nada lo podría detener.

Share

En el infierno

Share

¿Quiere crecer?

Hace algunos años conocí a un creyente rebosante de alegría. Por desdicha las cosas cambiaron. Me dice que aún lee la Biblia, pero sin interés y casi siempre los mismos versículos. En realidad se halla en un estado de estancamiento.

Decepcionado y aun avergonzado por la falta de profundidad de su vida espiritual, aspira a llegar a ser un cristiano adulto, equilibrado, que conoce a Dios y obra para agradarle.

Share

La Grandeza de servir

La grandeza de un hombre, no se mide por lo que en su ambición sabe ganar, la grandeza de un hombre se mide, por lo que con humildad, sabe dar. Y esa grandeza se vuelve una virtud si ese hombre, a sus semejantes sabe servir.

En esta tierra, años ya, nació un hombre que su grandeza aun se sigue midiendo, y no fue por sus tesoros acumulados, ni por sus conquistas territoriales, ni por sus triunfos bélicos, pues nunca empuñó un arma.

Share

Juan Wesley

Juan Wesley, el Padre del Metodismo, nació en 1703, fue uno de los quince hijos del Rdo. Samuel Wesley, quien era clérigo de la Iglesia Anglicana que no se apegó estrictamente a las prácticas de esa secta. Juan entró en el colegio de Christ Church, de la Universidad de Oxford en el año 1720. Allí permaneció
hasta su ordenación en 1725.

Durante los primeros años en la escuela, como él mismo confiesa, no tenía “la menor idea de santidad interior, y cometía habitualmente el pecado y aun frecuentemente con gusto”.

Share