Mi esposo (a) no llega, ¿Qué hago?



“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” Eclesiastés 3:1 Muy seguido me encuentro con personas que han fracasado en el amor, personas que viven aun amando a alguien que no les ama, llorando y entristeciéndose por algo que ya paso y que aunque quieran a lo mejor nunca volverá a ser, viviendo con la esperanza de que de una día para otro todo cambie o bien sintiéndose que fracasaron para siempre y que nunca encontraran a alguien que los ame igual.


Por eso este día quiero dedicar este artículo a todas las personas que luchan por algo que no será y que piensan que nunca encontraran alguien que los ame tanto como la persona que supuestamente los amaba, para ellos con todo mi amor en el Señor dedico estas líneas para que Dios pueda revelarles la voluntad perfecta para sus vidas.

UN FRACASO INESPERADO
Nadie que comienza una relación de noviazgo piensa en el fracaso, de hecho la mayoría que comienza con un noviazgo por la emoción del momento hacen tantos planes juntos como: ¿Cuando nos casaremos?, “Yo pienso que dentro de 5 años estaría bien”. ¿De qué color pintaremos nuestra casa?, “Amarilla con azul estaría bien”. ¿Cuántos hijos tendremos?, “Dos y si nos va bien tres”. Tantos inventos que llevados por la emoción del momento hacen que todo parezca real y que se cumplirá en su momento.

Pero luego de diferentes situaciones como peleas constantes, irrespetos, caricias fuera de lugar, sexo antes del matrimonio y muchas otras cosas que se dan en los noviazgos y que esta FUERA DE LA VOLUNTAD DE DIOS, comienza los problemas y diferencias irreconciliables.

Las relaciones que constantemente se pelean y pasan más tiempo enojados que contentos son futuros candidatos a una ruptura. Aquellos que desobedeciendo a Dios tienen relaciones antes del matrimonio también son futuros candidatos a un futuro fracaso y así podría nombrar muchas situaciones y casos de los que he podido ser testigo y que con autoridad puedo mencionar.

Debido a cualquiera de las situaciones que mencione esa relación de noviazgo LLEGO A SU FIN, junto con ello todos los planes que se tenían, todo se vino abajo supuestamente, tu vida por un momento se encuentra aturdida y aun no cree que esto haya terminado. Y es que tienes que analizar que esto no fue de la noche a la mañana, hubieron muchas cosas que fueron propiciando este fracaso, quizá te hagas el que no entiendas del porque, pero dentro de ti sabes muy bien los errores que se cometieron entre los dos y que poco a poco te costaron esa relación.

APARECE EL SENTIMIENTO Y LA MELANCOLÍA
Luego del fracaso viene lo más duro y es que aunque uno de los dos haya tomado la decisión de terminar esto, siempre los afectados serán los dos.

Vienen los días que nadie quiere pasar, esos días largos en donde el rostro de la otra persona se te aparece hasta en la sopa, en donde la melancolía hace su aparición, en donde tu rostro ha cambiado y parecieras uno más de la familia Mounster. Estas triste todo el día, viendo tu teléfono celular esperando que te llame, que te envíe un mensaje o que por lo menos se acuerde que existes, pero al ver que eso no pasa te sientes totalmente destruido, se te van las ganas de todo, quieres disimularlo frente a las personas que saben que eres fuerte, pero cuando estas a solas quizá lloras de tristeza y le preguntas a Dios, ¿Por qué permitiste esto?, como que si culpa de Dios fuera.

Y es en este punto en donde me quiero detener un momento:

¿POR QUÉ LE ECHAS LAS CULPAS A DIOS?
Ilógicamente cuando el fracaso aparece al primero que le reclamamos es a Dios, reclamos como: ¿Por qué lo permitiste?, ¿Por qué dejaste que me enamorara?, ¿Por qué te lo llevaste de mi lado?, preguntas y reclamos tan absurdos que pareciera que el malo de la película es Dios.

Y es que hay algo que muchos no comprenden y es que Dios JAMAS te obligara a hacer algo o a tomar las decisiones que te corresponde, por tal razón El te doto de un LIBRE ALBEDRIO para que al final tú tuvieras la oportunidad de decidir por tu cuenta. Un ejemplo de ello es Adán, Dios le dijo que podía comer de todos los frutos de los arboles del huerto menos de uno, del árbol del conocimiento del bien y el mal, Adán a sabiendas de ello acepto la proposición de Eva de comer del fruto prohibido lo cual significo la caída del hombre. (Génesis 3 Capitulo Completo)

En ese ejemplo podemos ver como el hombre tiene la última decisión sobre las acciones que lleva a cabo, pero de lo que si no tiene control es de las consecuencias que ello trae. Dios no obligo a Adán para que no comiera del árbol, sino que aviso, instruyo y explico lo que NO tenía que hacer, pero el a pesar que tenía el conocimiento no lo puso en práctica sino que hizo lo contrario que le dijeron, por ello sus consecuencias fueron las que ya conocemos.

Así mismo lo que te ha pasado a ti no es cuestión de Dios, no es culpa de Él, son situaciones que se dieron por diferentes motivos que ustedes dos propiciaron. Desde no haber consultado a Dios antes de entablar esa relación de noviazgo, hasta haber cometido errores como los ya antes mencionados.

Entonces cuando entendemos esto, nos damos cuenta que Dios no tuvo ni tiene nada que ver en los resultados que estas experimentando, pero lo lindo de Dios es que a pesar que El no tuvo la culpa de lo que estás viviendo, tiene la intención y el deseo de restaurar tu vida y hacer algo precioso en ella. Y es que así es Dios, nosotros fallamos y cometemos los errores que El ya nos dijo que no teníamos que cometer, pero aun así desea obrar en nuestra vida si tan solo se lo permitimos.

EL PERIODO DE OSCURIDAD
Yo le llamo el periodo de oscuridad al tiempo que pasa entre haber terminado la relación y tratar de comprenderlo y aceptarlo. Porque una cosa es haber terminado la relación y otra cosa es aceptar que eso ya llego a su fin.

En este periodo la mayoría de personas se desesperan, quieren ver un resultado ya, porque tiene que ser ya y si no es ya no es nunca. ¡Momento!, ¿Por qué tiene que ser ya?, ESTO ES UN PROCESO. Muchos oran diciendo: “Señor ayúdame a ya no sentir nada por esa persona”, pero no es que el Señor te vaya a ayudar a no sentir ya nada por esa persona, sino que El lo que va a hacer es abrirte el panorama para que puedas ver que su voluntad es más perfecta que solo quitar ese sentimiento de tu corazón.

En este periodo no vez absolutamente nada, tus ojos están cegados, por mas palabras de ánimo que escuches estas segado, no vez mas allá de lo que ven tus ojos, hay un futuro incierto y difícilmente (para ti) esto cambiara, te quedaras solo por toda la vida, nunca encontraras a alguien igual (según tu), y lo mejor sería quedarse a forrar Biblias. Pero por más que quieras decir y hacer cuanta cosa quieras, tu no naciste para estar solo ni sola, Dios dijo: “No es bueno que el hombre este solo, le hare ayuda idónea”, Dios conoce tus necesidades y por ello El es quien te dará a esa persona especial que llenara tu vida de alegría.

LO QUE TU NO TE IMAGINAS
Tu puedes llorar todo lo que quieras, lamentarte cuantos meses quieras lamentarte, decir que te quedaras solo o sola para siempre, de que no encontraras a alguien que te ame igual, que perdiste la oportunidad de tu vida y todo lo demás que quieras decir, pero aun con todo eso lo que tú no te imaginas es que DIOS TIENE A ALGUIEN QUE SOBREPASARA TUS EXPECTATIVAS.

 

Por tal razón y con toda autoridad te puedo decir: TU MOMENTO LLEGARA

EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO
En este momento tu puedes estar desanimado todo lo que quieras, pensar que no naciste para el amor, creer que esa persona nunca llegara, imaginarte que tu oportunidad se perdió, pero aun cuando todo eso y más este en tu corazón y tu mente, DIOS TIENE UN TIEMPO PERFECTO PARA TODO.

En este momento quizá ni lo entiendas y por más que quiera hacerte entender quizá no lo entenderás, pero TEN POR SEGURO QUE TU MOMENTO LLEGARA.

Si aun no ha llegado es porque aun tu corazón no estaba preparado para ello, es porque hay ciertas áreas de tu vida necesitan ser sanadas antes de conocer a tu príncipe azul o a tu princesa de los sueños.

Créeme que cuando ese momento llegue esa persona rebasara TODAS tus expectativas, será más amorosa de lo que te imaginaste, será una mujer o un hombre que estará dispuesto a ir hasta el fin del mundo contigo, que siempre te respaldara y nunca te juzgara, no verá en ti lo malo porque sus ojos de amor por ti lo harán ver como una oportunidad más para ayudarse el uno al otro, serán una pareja perfecta, todo lo que soñaste se cumplirá en esa persona, porque Dios así lo quiso y porque Dios así lo tiene agendado.

Mientras tanto dedícate al Señor, alábalo, adóralo, sírvele todo lo que puedas, como bien lo dice la Palabra del Señor: “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón” (Salmos 37:4), “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Ya no llores mas, ya no te desesperes mas, ya no te menosprecies, porque la voluntad de Dios no es esa, Dios quiere verte sonreír, el quiere sanar las heridas que tus decisiones provocaron, el quiere restaurar tu vida y hacerte ver que El ya tenía todo preparado para darte en el MOMENTO PERFECTO a esa persona especial con la que compartirás el resto de tu vida.

NO TE PREOCUPES, TU MOMENTO LLEGARÁ

Autor: Enrique Monterroza

 

Share