Alientodiario.com

Un devocional cada dia

pan.jpgHacía rato que había anochecido, y Carlos tenía que regresar a casa de sus padres, quienes vivían en una granja algo retirada del camino, por lo tanto, no le pasaba ningún transporte cerca.

Empezó a caminar por el sendero aprovechando la luz de los vehículos que transitaban por la zona, pero al llegar a la vereda que se dirigía hacia su casa, se encontró con una impresionante oscuridad.

Él sabía que no podía seguir andando sin ver el camino, porque podría acontecerle algún percance inesperado, por lo tanto sacó de su morral la linterna que siempre llevaba consigo para estos momentos; iluminó con ella el camino, con su brillante claridad llegó a su destino sin ningún contratiempo, ya que pudo ver todos los obstáculos y peligros que encontraba a su paso, y así evitarlos.

Así como la linterna iluminó el camino de Carlos, la Palabra de Dios, la cual encontramos en la Biblia, ilumina nuestro camino, nuestro diario andar en este mundo en tinieblas, dominado por el pecado.

La Biblia nos enseña y nos deja ver los obstáculos y peligros que vamos a encontrar a lo largo de nuestros días, para que evitemos caer en ellos. Además nos muestra un mejor camino, en el cual, si transitamos por él, seremos fortalecidos día a día en conocimiento y madurez espiritual, lo que llenará nuestras vidas de gozo y de paz.

Hagamos nuestras las palabras del salmista: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino. Mi corazón incliné a cumplir tus estatutos. De continuo, hasta el fin” (Salmo 119:105,112)

Donde brilla la luz de la Palabra de Dios, no hay oscuridad.
 
Elfriede de Jiménez