Alientodiario.com

Un devocional cada dia

lagrima.jpgOscuridad se disipa, se expande la luz de un nuevo amanecer, gotas que mojan la tierra, frío que calladamente abrasa…ha llegado el final de una noche más, el silencio pareciera ocultar aquello que ha sucedido y lo que ocurrió quién lo contará?

Actos desenfrenados que pretenden ocultarse tras las sombras de la oscuridad, pareciera que el temor se esfumara para no volver, pareciera que la razón se desvaneciera del corazón del hombre, pareciera que el amor distorsionara su sentido para convertirse en locura.


La noche se ha convertido en testigo de actos violentos, de sangre inocente, de gritos que estremecen el alma. El clamor se confunde entre el murmullo y el regocijo de aquellos que son llevados  hacia un camino espacioso que conduce a la muerte.
Y así, el transcurrir de las horas traen consigo un nuevo despertar, mis pasos me guían hacia un camino estrecho que conduce a la vida, gotas de lluvia  caen sobre la tierra, la luz se confunde con un ambiente triste, una voz irrumpe en mi corazón en medio de  un silencio casi absoluto, es la voz de aquel que nunca duerme, sus ojos han sido testigos del engaño que inclina al corazón del hombre hacia la maldad.
Gotas de lluvia… en ellas tu dolor, en ellas tus lagrimas.
Lagrimas que consumaron tu sacrificio en aquella cruz, donde lentamente la vida se escapaba de tu cuerpo teñido de sangre inocente y santa,  lagrimas que corrieron por tu rostro al ver el fruto de tu aflicción. En medio de la agonía y la eternidad  millones de rostros frente a aquella cruz, vidas que a través del tiempo han sido lavadas con esa misma sangre y libradas de la esclavitud.

Son tus lágrimas que vienen en  la lluvia cargadas de tu amor, de tu compasión.  Lagrimas  que  dibujan en mi rostro la alegría al saber que venciste a la muerte, que al igual que ayer aun caminas entre nosotros, lagrimas que afirman la esperanza al saber que el que en ti cree jamás será defraudado.
Tus ojos han sido testigos  de cada noche, de aquello que el hombre ha tratado de ocultar en sus recuerdos, en sus propios temores que ha encadenado sus sueños que se ha robado la paz, que sigilosamente ha endurecido su corazón; palabras en lo secreto que saldrán a la luz aquel día,  actos que corrompen la inocencia, que serán juzgados…pasos lentos que conducen  a la eternidad…entre tanto tus lagrimas al igual que tu palabra descienden desde tu habitación  …tu clamor sigue latente como aquel día del perdón, cuando al cerrar tus ojos nos diste vida… asombro y  quebranto trastornaron  el alma de los incrédulos, tinieblas cubrieron la tierra,  y sobre ella las mismas lágrimas de nuestro hacedor…son tus lágrimas, lagrimas que quiebran el corazón , que traen tu voz , que traen tu abrazo, que traen tu eterno amor…

hasta cuando serán ajenos a tu misericordia…cuándo levantarán sus ojos y te verán, cuando comprenderán que aun en la oscuridad de la noche tu estás, cuándo limpiarán sus manos , cuándo volverán su corazón a ti para ver tu rostro?
Entre tanto miraré al cielo y te veré, te veré en el resplandor del día, en la oscuridad de la noche, te veré cuando la lluvia anuncie una vez más que me amas!

Patricia Pineda P.