Alientodiario.com

Un devocional cada dia

La Paciencia

La cultura está ahí, en eso que se ha dado en llamar «clase», y que es condición espiritual, abolengo, energía, buena educación, constituída en la posesión de esa virtud que se llama paciencia… Esa, que cuando nos hieren, nos contiene.

Esa, que cuando la injusticia nos da un latigazo en el corazón, evita que el sollozo rompa en nuestra garganta. Esa, que nos calma la indignación, y nos hace sonreír, cuando tenemos tantas ganas de llorar!

La paciencia que nos hace realizar el trabajo cantando; que pone sobre nuestros dolores un velo de calma; la que modera los impulsos de la ira; la que no sabe de miserias, ni venganzas; constituída de serenidades y de tolerancias, de esperas y de resignaciones.

El Apóstol ha dicho: «El dolor obra en nosotros paciencia, la paciencia es probación; la probación es esperanza; y la esperanza no confunde ni engaña a nadie, y a todos lleva al triunfo»; «Los trabajos y las penas sufridas con paciencia, sirven de alas para volar a la perfección y al bien».

Y Rivadeneira en su libro admirable de «Las tribulaciones», nos dice: «¡La maravillosa paciencia! ¡Ella es la trilla que aparta la paja del grano, la que limpia y lima el hierro, la fragua que le ablanda, el martillo que labra, la lluvia que baña la tierra, la tierra que regada nos da el fruto copioso; la paciencia es el viento que enciende el fuego del amor!».

La paciencia es todo en la vida, cultivarla, es llevar pleno de serenidades el corazón.