Alientodiario.com

Un devocional cada dia

Hacía ocho años que Isabel había quedado ciega, luego de dos años de casada. Había sufrido un enorme cambio en plena juventud y estaba resignada a vivir así.

Una noche caminaba con su esposo por una calle céntrica de su ciudad, cuando ele pronto escucharon una canción que provenía de una iglesia cristiana. La canción decía así: «Oh, presos y ciegos del error, Jesús es la luz del mundo. Ven a la luz. no quieras perder, gozo perfecto al amanecer».

 

El cántico siguió y la luz comenzó a nacer en sus vidas. Al día siguiente, un creyente de esa iglesia les visitó en su casa y les habló de Jesucristo. Isabel y su esposo creyeron en Cristo y lo aceptaron como Señor y Salvador. A partir de ese  día ya no viven en las sombras del error, sino en la brillante luz del evangelio de Cristo.

Toda persona, aunque no esté ciega físicamente, puede estarlo en lo que tiene que ver con su relación con Dios, porque vivir sin Cristo es vivir en tinieblas, no importa cuanta luz intelectual pueda tener. Recibir a Cristo como Señor y Salvador es entrar en un nuevo mundo espiritual donde no existen las tinieblas.

¿Cómo está usted en el día de hoy, en sombras o en luz? Cristo desea entrar en su vida y llenarla de luz espiritual. El dijo: «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, tendrá la luz que le da vida, y nunca andará en la oscuridad» (Juan 8:12).