Ensancha tu tienda



“Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas” Isaias 54:2

Dios tiene un propósito mucho mas grande para ti de lo que imaginas. Si quieres más, si estás cansado de una vida estéril incumplida, infructuosa, entonces Dios te está diciendo, “ensancha y estírate”.

Nunca verás un milagro en tu vida hasta que ejercites tu Fe y tengas el deseo ardiente de salir de donde estas. Por ello permite que Dios pueda hacer esta obra en tu vida.

Agranda tu Capacidad para Dios: La presencia de Dios en tu vida añade una nueva dimensión. Para esto, debemos rechazar la pequeñez y aspirar a algo más grande. La ampliación requiere que salgamos de nuestras pequeñas rutinas, nuestro pensamiento pequeño y nuestra visión limitada de Dios. Caleb y Josue vieron un lugar de ampliación delante de ellos, pero el resto se encogió y se acobardo (Números 13-14).

Refuerza la Base: Las tiendas más anchas requieren cuerdas más largas y estacas más grandes para mantenerlas seguras en su lugar. Una vez que alargas tu cuerda de Fe, también debes fortalecer tus estacas, llevándolas más profundamente en la palabra de Dios. Sin esto no intentes pedirle a Dios por cosas mas grandes porque no podrás sostenerlas.

Extiende tu Compromiso: El estiramiento tiene la tendencia a causar dolor. Cuando te estiras estás trabajando en ciertos músculos. Extender tu compromiso significa hacer espacio para algunas personas nuevas en tu vida. ¡La gente te buscara al tener más influencia! Las relaciones con las personas estirarán tus nervios, tu paciencia y extenderán tu vida de oración.

Anhela el Ensanchamiento: ¿Para qué sirve una tienda grande? Isaías dice que debes anhelar dejar tu marca visible en esta tierra. En otras palabras, Dios quiere que uses tu influencia para ser sal y luz mostrando preocupación por los demás y anticipando sus necesidades antes que ellos. El ensanchamiento no es para que tu orgullo se alimente sino para que tengas un mayor impacto para el Reino de Dios.

por Pr. Arnold Enns.

Share