Alientodiario.com

Un devocional cada dia

imagesEl trabajo que Dios nos ha dado sea como empleados de una Empresa, como auto-empleados cuando trabajamos para nosotros mismos, como Empresarios o como inversionistas, es un llamado legítimo y elevado de nuestro Padre Dios para todos los Cristianos.

Todas las ocupaciones que no son contrarias a la Ley de Dios han de ser consideradas dignas. Y deben ser desarrolladas dándole Gloria a DIOS y consideradas como el ministerio de tiempo completo donde Dios nos ha puesto.

Dios, en Su soberanía, llama a los hombres a varias responsabilidades y mayordomía en Su Reino, dándoles talentos y habilidades diferentes y permitiendo que esto sea desarrollado dentro de un mundo alejado de Dios, en el que Dios espera que seamos luz y sal.

Nuestro éxito real estara en el uso pleno de esos talentos de acuerdo a los parámetros de nuestro Senor y Dios, según su voluntad en nuestra vida; y los resultados serán conforme a la ley de la Siembra y la cosecha “de todo lo que el hombre sembrare eso segara” Efesios 6:7 – teniendo en cuenta lo que dice Dios en Proverbios 21:31 “El Caballo se alista para el dia de la batalla más Jehová es el que da la victoria”

Los hombres hemos pues de usar nuestras habilidades y energías creativas dadas por Dios para servir a Dios sirviendo al hombre, y en ese proceso hemos de establecer su Reino y presentar a nuestro Dios vivo para que otros puedan conocerle en ese ámbito laboral.

Esta labor que Dios nos ha encomendado debemos hacerla con responsabilidad, con gozo, agradecidos con lo que Dios nos da, buscando siempre la excelencia porque nuestro trabajo es hecho para Dios primeramente.

En nuestro trabajo es fácil confundir prioridades. Debemos tener cuidado que busquemos primero el Reino de Dios y su Justicia y conforme a su palabra todas las demás cosas nos serán añadidas. Aun si no tenemos trabajo el orden es el mismo.

Siempre que le pidamos al Señor tengamos en cuenta que Dios es todopoderoso, dueño del Cielo y de la tierra y puede concedernos lo que le pidamos siempre y cuando esto este dentro de sus planes para nuestra vida.

Solo recordemos que:

“…y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá” Lucas 12:48