Alientodiario.com

Un devocional cada dia

Se miraban seria y fijamente desde la posición de cada uno, tenían todo ya dispuesto, cada quien muy alerta en su lugar de defensa y de ataque, eran reyes en disputa por un solo espacio, sólo el dominio de un reinado podía persistir, eso equivalía a avanzar, vencer y conquistar destruyendo al oponente y su reinado.

Los ejércitos estaban firmes en su sitio, mirando escrutadoramente a su enemigo, estudiando, examinando y calculando sus posibles movimientos. Todo estaba listo, todo estaba dicho, todo pronto iniciaría y ya nada lo podría detener.

El Rey Blanco de la Luz, majestuoso contempló a sus caballeros alfiles a su lado, habíase reunido ya con ellos y determinado, que serían como puntas en los flancos, seguidamente alistó a sus caballos, briosos corceles que serían los que aplastarían todo escollo en el avance, ya inspeccionando a las dos torres que seguras fortalezas cuidarían y saldrían en su tiempo, y que por último serían las piezas de su guardia personal, con quienes cambiaría su lugar sólo en casos de necesitar seguridad.

Los peones leales firmemente al frente oyeron a su Rey decirles, ‘pronto ya mis valientes’. Por ultimo besó la mano de su poderosa Reina que guerrera consumada, estaba siempre a su lado, ella tenía la mayor facultad de desplazarse en el espacio como poderosa arma destructora del contrario y como solícita protectora del avance de los suyos. Sonriente pensó en lo maravilloso que era el tenerla como compañera de vida, su Reina no sólo por esposa, si no por propio linaje real, era su poderosa dama, su bellamente triple porción, el Corazón de su vida, de su reino y su gobierno, en última instancia sabría que cual fiera Leona Real con Alas de Águila se desplazaría para ser defensa y ofensiva cuidando siempre la posición de su Rey, que siendo Rey era el Cabeza de su ejército, de su reino y de su amada. Suspirando al verla vió el brillo real e imponente en su mirada, el amor guerrero de conquistar para vivir siendo la Luz. Juntos todos serían una máquina poderosa e indetenible. No conocían, ni menos querrían otra opción: ¡ El Reino Negro de Tinieblas seria vencido por ellos, los del Reino Blanco de la Luz !

Frente a ellos, miraba con rabia y con soberbia el Rey Oscuro de Tinieblas, que había conminado a sus alfiles caballeros a avanzar sin piedad ni misericordia, había ajustado a sus rabiosos corceles para que arrasasen al paso, miró a las torres que fuertes le miraban y temían, se valdría de la vida de cualquiera de ellas cuando fuere necesario para salvarse, serían sus sustitutos para el escape que creía no se daría porque confiado estaba en su estrategia. Los peones bravos fieros en sus puestos, oyeron que gruñendo les dijera no marcha atrás, sobrevivan exterminando, aún si una pieza es necesaria, se corta su presencia con tal de avanzar. Luego miró de reojo a su oscura reina fiera que con risita helada le dijo que no se preocupase, era una experta asesina y molería a los blancos del ejercito y cual sedienta de sangre iría contra la Reina Blanca de Luz para exterminarla. Descuida le dijo, yo llevaré como me has dicho el avance y no habrá manera de detenernos, te miraré si me necesitas, pero no pasarán porque los eliminaremos antes., el Rey oscuro conocía las sombrías cualidades de su Reina oscura y sabía que podría contar con ella, mas que por amor, por sed de sangre del oponente de Luz. Aún así el monarca oscuro le dio una mirada fiera para que no olvidara que el era más fiero. Con otra risita fría de aprobación le respondió su oscura Reina.

Ambos reyes se miraron nuevamente, fiereza y rabia del lado oscuro y poder y majestad del lado de la luz, y de pronto sucede, a la señal indicada avanzan primero a paso firme, los peones de luz, inmediatamente los peones oscuros se lanzan en feroz embiste, salen los caballeros con paso libre, los blancos cubriendo el avance de peones y logrando mejor posición, mas los caballeros oscuros avanzan sin demora cubriendo a sus peones y pretendiendo lograr una ventaja, caen los primeros en cruenta lucha, mientras los soldados de ambos lados van cayendo y en ballet guerrero los alfiles caballeros se desplazan atrás y adelante según el caso, los briosos corceles de luz saltan para unirse a la conquista del espacio entre peones y alfiles, los fieros caballos oscuros a su vez, saltan entre peones, queriendo penetrar al romper algún desplazamiento de los caballeros de luz.

La Reina Blanca de Luz siempre lista, sale de inmediato a cubrir a los alfiles caballeros que la necesitan volando diestramente por el lado de peones de ambos bandos evadiendo la cercanía de los oscuros caballos sangrientos, cuando de pronto, con una mirada asesina voló sobre el espacio, la Reina Oscura de Tinieblas, no importándole sus peones o caballeros, ella iba hacia el Soberano Blanco de Luz con un alfil oscuro y un caballo de furia respaldándola, la Reina Blanca de Luz se desplaza hacia su amado, con la ayuda de un espacio que consigue un caballero alfil de luz, que da su vida para ello, más el caballo de luz se lleva al caballero oscuro que se llevo al alfil de luz, la Reina Negra en frenético baile de posición trata de evadir a la Reina Blanca de luz que certera se mueve sin demora y la oscura gruñe cuando se equivoca, su caballo fiero ya no estaba y estaba cerca de un caballo de luz, de pronto nuevamente acomete no dándose cuenta de la nueva posición de vacío atrás y la Reina Blanca de Luz la ajusticia de inmediato, pasando cerca de su amado, quien la ve serenamente con amor, mas que digno orgullo.

El Oscuro Rey ruge, enviando el ultimo grupo de ataque de los peones oscuros que son solo dos que tratan de meterse por espacios entre el Rey Blanco de Luz y una de sus torres, pero el otro caballero alfil de Luz brinda su vida a fin de que la Reina Blanca de Luz certeramente elimine al peón peligroso y asegura con su presencia ese vacío. Un furioso gruñido da el Oscuro Rey cuando ve que un corcel fiero suyo sucumbe ante un valiente peón de luz que se las ingenió para acercarse, su gruñido es un grito sordo cuando ve un rayo de luz que lo ciega, la Reina Blanca de Luz se ha acercado y se sabe solo, corre y se escapa sacrificando a su torre oscura en posición sustituta, desesperado trata de regresar pero es tarde los corceles de luz lo cercan a distancia para que la Reina Blanca de Luz lo ajusticie, llama a su torre oscura que con fiereza desesperada se mueve hacia la Reina de Luz, de reojo cuidando su propio cuello, ve con desesperación que una torre suya sucumbió, y solo hay dos peones bloqueados suyos. La hora de la verdad ha llegado, sabe que no hay prisioneros, en su orgullo se mueve seguido de la Reina Blanca de Luz, un caballo y una torre que al mando del Soberano Blanco de Luz salió a consolidar el encierro, frente a todo ello el Rey Negro, en grito de mando desagarrado llama a sus fuerzas que ya no estaban y ve a sus cuerpos fuera del espacio, de pronto enceguecido de odio, se fija en el Monarca Blanco de Luz que incólumene e interpérrito, mantenía posición aniquilando cualquier incursión posible.

Ya todo estaba claro; pero desesperado el rey oscuro arremetió con rabia, contra el Rey Blanco de la Luz, hábilmente se acercaba cuadro a cuadro del tablero, en su insanía y soberbia no reparó en que la Reina Blanca de Luz había dado orden de dejarlo acercar, manteniendo el control del avance con sabiduría y estrategia, pero el oscuro loco enardecido de mentira y de orgullo se adjudicaba el mérito de avanzar, lo cual fue un juego final, hasta que el rey de luz con una mirada indicativa dió la señal y el negro oponente sucumbió a 5 cuadros de donde el Rey Blanco de Luz estaba, la Reina Blanca de Luz, junto a los demás armó la ultima jugada y todo el reino oscuro terminó cuando sucumbió el Rey Oscuro que rodando a los pies del Rey Blanco de Luz por la fuerza final del jaque mate, inerte ya quedó. El Reino de la Luz ha prevalecido.

Dos reinos exclusivos en un solo espacio, significa guerra y conquista, sólo uno puede prevalecer. Así en la tierra, como en cada ser humano hay una pugna por dominio, de dos reinos. El Reino de Tinieblas despliega fuerzas poderosas por mantener su dominio concedido. El Reino de Luz, de los Cielos, de Dios, ha llegado imparable a la tierra, con el Rey Jesús. La guerra espiritual cosmogónica ya ganada en los cielos, se ha desplazado a la tierra. El Reino de Luz se esta expandiendo y el REY JESUS viene otra vez y primero por su Iglesia y después la batalla final. La guerra espiritual es intensa y decisiva. Lo mismo ocurre en la vida del creyente, una lucha cotidiana y diaria se denota en dos naturalezas, la naturaleza vieja oscura que es caída y degenerada, que busca lo suyo y la nueva naturaleza la nueva creación creciente y ya vigente que pertenece al Reino de Dios y es de la Luz. No obstante, mientras que la vieja naturaleza siempre busca lo del reino de tinieblas actuando en las áreas personales donde se le otorga por descuido conciente o inconciente, un espacio aun mínimo que es puerta suficiente para entrar a destruir; la nueva naturaleza adquirida por cada hijo de Dios por el nuevo nacimiento, donde recibe la potestad de ser hecho hijo de Dios, cuando ha recibido a JESUS como su único y suficiente salvador, como su único Rey y Señor, ésta, busca el Reino de Dios y su justicia, caminando bajo su dominio con la eficaz ayuda del Espíritu Santo para tener el poder de prevalecer y vencer con la victoria ya conquistada por el Rey Jesús en una cruz.

La lucha se traduce en la vida individual integral o por áreas, todo es parte de lo mismo, y hasta en una organización siempre hay un reino que prevalecerá. Todo hijo de Dios puede abrir sus puertas en cada decisión interna que luego se verá en lo externo, cual secreta incubación que sale a relucir luego al exterior, se verá sin lugar a duda. El Rey Jesús señaló esto en forma muy precisa: ‘por sus frutos los conoceréis’. Por lo tanto lo que sembremos, cosecharemos. Si se alimenta más a la vieja naturaleza (la carne) con las decisiones equivocadas en las acciones que se toma, las motivaciones que se adoptan, las tareas que se hagan o no se hagan, se abre la puerta en el espacio personal de la vida al dominio del reino oscuro de tinieblas que sólo trae muerte, robo y destrucción de la vida con todo su potencial. Si se alimenta más a la nueva naturaleza (la nueva criatura con la imagen y semejanza restaurada por Jesús, que va creciendo a la estatura de El) con las decisiones correctas con el fundamento de la Palabra de Dios y las bases de la Comunión íntima con el Espíritu Santo que revela a Dios y su perfecta voluntad, de la oración contínua con Dios Padre se tendrá una vida de plenitud y riqueza conquistada ya por el Rey Jesús para nosotros. La prosperidad espiritual incluye la prosperidad material y financiera, como la de las relaciones humanas, la realización y la buena calidad de vida que se traduce en todas las áreas de la vida del hijo de Dios que así fielmente milita como verdadero discípulo de Jesús.

Cual es el dominio que elige en su vida? el del Reino Oscuro de Tinieblas que trae destrucción y sufrimiento o el del Reino de la Luz, el Reino de Dios que trae gloria y honra para Dios y toda bendición en todas las áreas de la vida sin excepción, incluyendo ministerios con el ejercicio de los dones, operaciones y el uso de todos los talentos?

Es mas que útil recordar que solo un reino, dominio prevalece en cada vida personal pero que afectará a su familia y a su entorno, sea negativa o positivamente, sea que provenga del reino oscuro de tinieblas como maldición o sea que provenga como bendición del Reino de Luz, del Reino de Dios, ya que, si por cierto en su vida todo empieza por la decisión que toma con respecto a Dios al recibir a su Hijo Jesús como Salvador y Señor, todos los segundos, de todos los minutos, de todas las horas, de todos los días, de todas las semanas, de todos los meses, de todos los años de su vida deberá tomar el mismo tipo de decisiones en toda su existencia. Un reino sólo prevalecerá en cada decisión. La decisión es excluyente y también determinante.

Que Dios reine, gobierne y domine en cada decisión que se tome. Solo así se podrá vivir para su Gloria y caminar de gloria en gloria, de poder en poder, de victoria en victoria. Ud. tendrá así todos los beneficios que por añadidura le vendrán. Así es como se es feliz. Que el Amor del Padre, la Gracia del Hijo, Jesús Yashua ha Masiaj, la comunión del Espíritu Santo este con cada uno de los hijos de Dios y que fueron comprados por el precio de la sangre preciosa de Jesús para vivir en la luz y darla al mundo con el Evangelio de Salvación. Extendiendo el Reino de Dios, lo cual es nuestra Misión.

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. (Juan 1:12-13)

Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.  (Juan 8:12)

Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,  en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. (Efesios 2:1-10)

Y habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y decía en lengua hebrea: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coses contra el aguijón. Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados. (Hechos 26:14-18)

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. (Mateo 5:14-16)

Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo. Y decía esto dando a entender de qué muerte iba a morir. Le respondió la gente: Nosotros hemos oído de la ley, que el Cristo permanece para siempre. ¿Cómo, pues, dices tú que es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado? ¿Quién es este Hijo del Hombre? Entonces Jesús les dijo: Aún por un poco está la luz entre vosotros; andad entre tanto que tenéis luz, para que no os sorprendan las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe a dónde va. Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz. (Juan 12:31-36)

Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó así mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos. Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), comprobando lo que es agradable al Señor. Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas; porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto.  Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo. Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo. (Efesios 5:1:14)

Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. (1ra. Juan 1:5-7)

Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios. Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. (2da. Corintios 4:1-6)

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia. (1ra. Pedro 2:9-10)

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? (2da corintios 6:14)

Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,  aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. (Efesios 5:15-17)

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.  (1ra. Juan 5:14)

Escrito por : Royal Queen
email: Royal__Queen@msn.com
Todos los derechos reservados
Prohibida su reproduccion sin previa autorizacion de la autora
Copyright (C) 2008.