Alientodiario.com

Un devocional cada dia

En un extenso y precioso bosque habían muchos animalitos que muy dichosos vivían en el, porque el bosque para ellos, era su amado hogar, su universo, su lugar. Estos, contentos estaban porque la radiante primavera con sus hermosos colores, sus increíbles aromas y su dulces candores, había llegado.

Así, la paz, la armonía y la felicidad reinaban en todo el lugar, cuando de repente tanta tranquilidad fue interrumpida por un voraz incendio ante el cual todos los animalitos despavoridos rápidamente empezaron a huir.


El alboroto es grande, la confusión es mayor, todos huyen aterrorizados por la cercanía del fuego, todos, en un conglomerado desorden van raudamente abandonando el bosque en pos de su seguridad. De pronto, en medio de todo, se ve algo inusual, solo hay un gorrioncito que va al río, moja sus alitas, vuela sobre el bosque incendiado y deja caer una gotita de agua, tratando de apagar el incendio, otra vez va al río, moja sus alitas, vuela sobre el bosque incendiado una o dos gotitas de agua deja caer, tratando de apagar el gran incendio, el gorrioncito esta.

Pasando muy veloz el elefante en su fuga, no puede creer lo que ve y le grita al gorrioncito: ¡No seas tonto! ¡Huye como todos o te quemaras! El gorrioncito sudoroso y agitado sin detenerse voltea y le dice: ¡No! Este bosque nos lo ha dado Dios, aquí nos ha dado tanto, familia, felicidad, sustento, amigos, de todo y se lo agradezco mucho, tanto que no me importa si peligro acaso, pero tengo que tratar de salvar el bosque de Dios.

El gorrioncito sigue azorado en su ardua tarea, va al río, moja sus alitas y revolotea sobre el bosque incendiado y deja caer una o dos gotitas de agua. El elefante ya no lo ve, porque rápido se fue, pero Dios cautivado, observaba con atención al gorrioncito y ante su actitud de fiel gratitud, Dios se compadece de el, y deja caer una tormenta con lluvia abundante. El incendio se apaga y el bosque se salva., vuelve a reverdecer y a florecer y todos los animalitos regresan para ser más felices de lo que eran, porque se salvo el hogar que creían habían perdido ya. Desde entonces el gorrioncito agradecido canta a Dios con hermosas y profundas melodías, desde su tierno corazón y con doble razón.

Así, con suma frecuencia muchos andan en la vida apenas considerando lo que tienen y lo que pueden hacer a partir de ello; puede ser poco, muy poco, o algo más, lo que realmente importa es la capacidad de ver con gratitud lo que se tiene y de ahí partir a un viaje donde dando se tiene mas. La actitud al fin y al cabo es lo que determinara la diferencia de los resultados obtenidos.

Algunos son como el gorrioncito que no se detuvo por su tamaño y por lo que le era circunstancial, algunos igual que el, solo se determinan y deciden a lograr algo por conciente gratitud a lo que tienen. Son como David ante Goliat, solo fue con lo que tenía una honda y cinco piedras. Al primer tiro herido en la cabeza aquel gigante cayó y perdió la cabeza con su propia espada en las manos de David. Dios corono su actitud fiel de confiar en El y no permitir que se burlasen del pueblo de Dios. Tal victoria fue concedida por Dios para beneficio de todo Israel. En cambio, algunos son como el elefante que quizás pueda hacer un poco más, pero son los primeros que cuando el entorno se hace difícil, sencillamente eluden la situación. Son como Saúl que oyendo las ofensas del gigante Goliat al pueblo de Dios que llevaba su Nombre, no lo enfrento. No es el tamaño es la actitud. La actitud es lo que determina en primera y ultima instancia. La Actitud de gratitud a Dios no se limita con tamaños ni recursos.

Si en alguna familia, en alguna congregación o en algún ministerio mientras las personas están tranquilas haciendo sus funciones, llegan momentos difíciles por circunstancias a veces extremas, no seas de los que abandonan, Mantente firme en tu lugar, con lo que tengas, con lo que estés. Ora, se firme, se fiel y Dios te responderá, Tu harás el cambio.
Nuestro Rey Jesús, dijo que los que serian fiel en lo poco, serian puestos sobre mucho. La ley de proporción del Reino superpone la natural realidad. La actitud de ser agradecidos a Dios por lo que se tenga y la de ser fielmente esforzado a mantenerlo y desarrollarlo, llevara al cumplimiento de tal promesa. ¡Dios da la recompensa remecida y abundante!

¿Se te quema tu bosque? No importa si tienes solo dos alitas y unas gotitas. Tú puedes hacer proezas. ¿Se te enfrenta un gigante? No importa si tienes una honda y cinco piedras. Tú puedes hacer hazañas. Lo que importa es que tu actitud de gratitud y fidelidad tocara el corazón de Dios y los cielos se abrirán a tu favor, los prodigios llegaran y lo milagros ocurrirán. Haz tu parte. Dios hará la suya ¡Tu actitud conquistara el favor de Dios, salvaras tu bosque, exterminaras a tu gigante; tendrás la bendición para ti, los tuyos y todo el que te rodee. ¡Gloria a Dios!

“Y tomó su cayado en su mano, y escogió cinco piedras lisas del arroyo, y las puso en el saco pastoril, en el zurrón que traía, y tomó su honda en su mano, y se fue hacia el filisteo. Y el filisteo venía andando y acercándose a David, y su escudero delante de él.
Y cuando el filisteo miró y vio a David, le tuvo en poco; porque era muchacho, y rubio, y de hermoso parecer. Y dijo el filisteo a David: ¿Soy yo perro, para que vengas a mí con palos? Y maldijo a David por sus dioses. Dijo luego el filisteo a David: Ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo. Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.
Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos.

Y aconteció que cuando el filisteo se levantó y echó a andar para ir al encuentro de David, David se dio prisa, y corrió a la línea de batalla contra el filisteo. Y metiendo David su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra, y la tiró con la honda, e hirió al filisteo en la frente; y la piedra quedó clavada en la frente, y cayó sobre su rostro en tierra. Así venció David al filisteo con honda y piedra; e hirió al filisteo y lo mató, sin tener David espada en su mano. Entonces corrió David y se puso sobre el filisteo; y tomando la espada de él y sacándola de su vaina, lo acabó de matar, y le cortó con ella la cabeza. Y cuando los filisteos vieron a su paladín muerto, huyeron. Levantándose luego los de Israel y los de Judá, gritaron, y siguieron a los filisteos hasta llegar al valle, y hasta las puertas de Ecrón. Y cayeron los heridos de los filisteos por el camino de Saaraim hasta Gat y Ecrón. Y volvieron los hijos de Israel de seguir tras los filisteos, y saquearon su campamento” (1ra. Samuel 17:40-53)

“Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”.
(Mateo 25:20-21)

“Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado”. (Mateo 25:29)

Escrito por : Royal Queen
email: Royal__Queen@msn.com
Todos los derechos reservados
Prohibida su reproduccion sin previa autorizacion de la autora
Copyright (C) 2008.