El Dios de Poder Vive en Ti



El poder de Dios es más que una experiencia, sensación o manifestación momentánea. En Dios habita el poder para sanar lo que estaba enfermo, dar vida a lo que estaba muerto, restaurar lo destruido, levantar al caído y hacer posible lo que es imposible para los hombres.

“Y, si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes.” Romanos 8:11.

El poder de Dios se manifiesta en tu vida por medio del Espíritu Santo para darle vida a tu espíritu, alma y cuerpo.

En este mundo no estás solo; cuentas con la compañía, ayuda y poder de Dios para enfrentar cualquier adversidad, cambio, problema, enfermedad e incluso la misma muerte. Aunque tu cuerpo es mortal, débil y propenso a enfermarse, envejecer y desgastarse el poder de Dios habita en ti para darle vida cada día que respires.

El mismo poder de Dios que habita en Jesucristo el cual lo levantó de entre los muertos es el mismo que habita dentro de ti. Ya no vives por ti mismo sino que el Dios de poder que estuvo en Jesus mientras cumplía su misión, llamado y propósito sobre esta tierra es el mismo que te guiará y capacitará para cumplir con tu diseño para el cual fuiste creado.

El Dios de poder vive en ti para darte vida, propósito y destino en esta vida y por la eternidad.

“Dios, gracias porque tu presencia vive en mí para darme vida. Amén”
Reflexión para fin de Semana Santa.

Pastor Carlos Villarreal
m.me/PastorCarlosVillarreal

Share