Alientodiario.com

Un devocional cada dia

No todos poseemos las cualidades para ser buenos negociantes, solo unos cuantos tienen éxito en los negocios.

Ellos pueden hoy disfrutar de los logros de su talento, por eso les admiramos y nos gozamos de que sigan haciéndolos.

Por el hecho que algunos no tenemos habilidades en esta área, hay personas que suelen involucrarse en negocios ilícitos, buscando buenos dividendos.

Pero, no es correcto estar incurriendo en lo que las leyes tienen prohibido y que se sanciona con cárcel y la purga de una condena. Existen variados negocios que el hombre puede ejecutar en el transcurso de su vida, algunos buenos otros no tanto. Si hacemos, por ejemplo, de la mentira un negocio, creamos todo tipo de transacciones con ella, el resultado no va a ser muy beneficioso, si negociamos con el odio, el resentimiento, la ira, tendremos un resultado nefasto.

Jesús fue un hombre de negocios, así como lo lees, no dejó de trabajar para que el propósito de esos negocios fueran los mejores, vemos esto en Lucas 2:49 “Entonces El les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? En ese momento Jesús contaba con 12 años, fue cuando se les perdió a sus padres, se quedó en el templo y compartía de la Palabra de Dios.

Este es el ejemplo a seguir, sembrar la semilla de la Palabra para una abundante cosecha, El nos dejó dicho que fuéramos a todas las naciones y predicáramos, ¿lo estamos haciendo? Recuerda, este es el mejor negocio.
 

Lectura: Mateo 28:16-20

“…él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? Lucas 2:49

Estar en los negocios del cielo, es la mejor inversión.

Magnolia Villa Villa