Archivo para la ‘Devocional Diario’ Categoria



La Oracion No Resuelve todo

Debes Orar Pero también actuar de otra manera será pérdida de tiempo.

En el cristianismo muchas personas utilizan la oración como una varita mágica que cambia las cosas; sin embargo déjame decirte que la oración sin acción es una simple ilusión. Hay cosas por las cuales has estado orando en las que no le corresponde a Dios obrar sino a ti.

Share

La muerte está vencida

Unos padres acababan de enterrar a su querido hijo. Dolorosamente daban vuelta a la página. Todo hablaba de muerte en ese cementerio: las tumbas alineadas hasta perderse de vista, coronas marchitas aquí y allá, inscripciones grabadas en las lápidas… ¡Pero no; la muerte fue vencida! Sí, la mañana del tercer día Jesús salió vencedor de la tumba.

Share

Vuelve a levantarte!

Vuelve a levantarte!

“Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; Mas los impíos caerán en el mal”. Proverbios 24:16  Nuevamente te sientes sin ánimos, las fuerzas poco a poco van faltando, todo pareciera que va en tu contra y para colmo volviste a caer en el mismo error que habías prometido no volver a caer.

Share

No te sueltes de su mano

Tal vez las cosas en vez de mejorar, empeoran; pero toda dificultad es para que más te aferres de su Mano

En el momento que el ser humano creado a imagen y semejanza de Dios se soltó de la Mano de su Creador empezó a experimentar calamidad, frustración, decepción y tragos amargos. Sin embargo, en el tiempo que se mantuvo aferrado de la Mano de su Hacedor experimento seguridad, paz y confianza, lo cual Dios transmite a aquel que se mantiene cerca de El.

Muchos hermanos en la fe a causa de las problemáticas emocionales, sentimentales, económicas, familiares y sociales prefieren soltarse de la Mano de Dios únicamente porque ven que las cosas se ponen difíciles pero, si tu estas atravesando un tiempo de prueba en este momento te digo NO TE SUELTES DE SU MANO.

Share

Nunca es tarde para volver a empezar

A los cuarenta y tres años de edad, Luis sintió que había llegado el momento de devolverle algo a la comunidad, por lo cual se enroló como voluntario en un programa para alimentar a los que carecían de un techo en las calles.

Rápidamente se encontró aconsejando a las familias que venían por alimentos, dirigiéndolos a lugares en los cuales conseguir refugio y ayudando a varios hombres a encontrar trabajo. Los encargados del programa le dijeron que tenía talento para trabajar con la gente y lo animaron a desarrollarlo.

Share

Ya no quiero seguir luchando

¡Levanta tu cabeza!, porque yo soy tu socorro, ¡Esfuérzate!, porque yo voy a tu lado, ¡Nunca dudes!

Te sientes cansado, sin fuerzas, desmotivado y confundido, un millón de cuestionamientos se mueven en tu mente, lo has intentado todo, pero a pesar de eso no ves resultado alguno.

Share