Archivo para la ‘Anecdotas’ Categoria



Antes de juzgar pide sabiduría a Dios

Hubo una vez un hombre que John Wesley calificó de miserable, por lo que profesaba poco respeto hacia él. Se sentía superior a este hombre y en una ocasión, en la que aportó muy poco a una respetable organización de caridad, Wesley lo criticó abiertamente.

No mucho tiempo después, el caballero visitó a Wesley. Este último quedó sorprendido al escuchar a aquel hombre, a quien había catalogado como tacaño, y que ya por varias semanas venía subsistiendo con lo imprescindible.

Share

Lo que siembras, eso mismo cosecharás

Bible,jesus,internet,hosting,

Hay una práctica que me gusta aplicar, se llama empatía. Y el aplicarla me permite acercarme más al carácter del Señor. Me gusta ponerme en los zapatos de mis hermanos y el hacerlo hace que crezca el amor de Cristo en mí. Admito que en ocasiones el tener esta empatía, afecta mi relación con mi yo, y en otras muchas ocasiones afecta también mi comodidad. Pero, he comprendido que lo que siembras, eso mismo cosecharás.

Share

No desmayes, alientese tu corazón

No hay razón para de bajar la cabeza , mucho menos para dar la espalda y desmayar

Ser pacientes es una de las dificultades más grandes para el ser humano, sin embargo aquel que logra superar esta área de su vida se saca uno de los instrumentos más grandes que nos hacen perder bendiciones las cuales Dios tiene para cada uno de nosotros.

Cuántas veces hemos tomado decisiones, hemos dicho cosas , hemos ido en direcciones erróneas y cometido errores los cuales nos dejaron marcas por simplemente no haber sido pacientes y refugiarnos en aquel que es escudo a los que en el esperan, o sea Dios.

Share

Dios te socorre en tu tribulación

Quizás la tribulación emocional, sentimental, laboral, económica, matrimonial, familiar ha venido a tu vida y parece que el mundo se te viene encima

Hace un tiempo con mi esposa estábamos tratando de entrenar a nuestro hijo recién nacido para que se quedara en su cunita durmiendo, y recuerdo que al principio estaba tranquilo pero al pasar de las horas en la noche empezó a llorar y llorar a gritos y nosotros debíamos dejarlo allí para que él se acostumbrara a su cunita, cuando vi esta escena de nuestro hijo me acerque a donde él estaba y empecé a apreciarlo entre las rejillas de su cuna mientras el lloraba.

Share

Una invasión de moscas

Era una plaga de moscas. Moscas grandes, verdes, zumbonas, molestas. Moscas que por millones se posaban sobre los alimentos en la mesa, sobre los vasos de agua, sobre los cabellos de las mujeres y en la cara de los niños. Eran moscas feas, antipáticas, peligrosas, detestables.

Aquella plaga que atormentó a cien mil habitantes de la ciudad de Paita, Perú, comenzó en los montones de desperdicios de pescado que los pescadores abandonaban negligentemente en la playa. De toda esa podredumbre salieron las moscas.

Share

Atravesando el desierto espiritual

Ese periodo en donde sentimos que nuestras oraciones son secas, en donde entonar una alabanza pareciera solo una simple repetición de palabras.

Ese periodo en donde sentimos que nuestras oraciones son secas, en donde entonar una alabanza pareciera solo una simple repetición de palabras.

Hay periodos en la vida de todo creyente que pasa por “desiertos espirituales”, y es que llamo desierto espiritual a esos periodos de sequedad, en donde por alguna razón dejamos de ser sensibles a lo espiritual, en donde no dan ganas de orar, en donde lo espiritual nos llega a parecer hasta aburrido y en donde por alguna razón no sentimos la presencia de Dios sobre nuestras vidas como en otros momentos la hemos sentido.

Share