Alientodiario.com

Un devocional cada dia

Miró sus manos resecas, estaba sentada junto al fuego en aquellos pocos minutos con que puede contar diariamente para meditar y leer su Biblia.

Esas manos envejecidas por el trajín diario le hicieron recordar sus “mejores tiempos”. Aquellos días de soltería, vitalidad y belleza que el tiempo y las malas decisiones le habían arrebatado.

Años atrás sus manos eran hermosas, pero también era hermosa su alma…
Hoy, todo había cambiado…


La  aridez de sus malos  días  la estaba consumiendo.
Sus manos, no eran más que el reflejo de su realidad presente.
Con amargura y apatía cerro su Biblia y no volvió a leerla…

Has tenido días parecidos a éste?…días donde añoras volver el tiempo atrás, volver a aquellos momentos de dicha, de vigor?

En días de sequedad la oración no parece tener fervor alguno.
La Biblia parece no hablarte y el entorno simplemente fastidia el corazón!

Son los tristes días de sequedad Espiritual; Todos los hemos tenido!
Pero te diré algo: Tus malos días no duraran para siempre, y tu sequedad ¡Tampoco lo hará!

Solo un poquito más de resistencia y sacar fuerzas de debilidad para poder clamar como lo hiciera el rey David en el Salmo 63:

Mi alma tiene sed de ti..Mi alma te anhela!

Su Palabra indica que seremos como árboles plantados junto a corrientes de agua…Hay tanta vida esperándonos!

Párate junto al Agua de Vida!
No olvides su invitación:  “El que tenga sed, venga a mi y beba”

No te desalientes, la misma Fuente de Agua  Viva te esta invitando y  hay suficiente agua para cambiar tu desierto en torrentes de aguas de Vida!

Puedes tomar de ella para volver a aquellos días en que el árbol de tu vida  se irrigaba frondoso y fuerte junto a “aguas de vida y reposo”…Vamos! Llénate de Agua Viva!

A veces, caemos presa del viejo dicho…”todo tiempo pasado fue mejor”,  pero eso nos impide ver el mañana… Y en tu mañana esta esperando el experto en Vida…el dará vigor a tus huesos y obrará en lo imposible..

Isaías 43:18-19 No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas.  He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.

Con el cariño de siempre,

Janette de Contreras
Pastora-Consejera Cristiana

ministeriofamiliar@hotmail.com