Ninguna razón para vivir

certificado_matrimonioEl joven matrimonio estaba celebrando el Día del Padre, en junio de 1984. Vivían llenos de felicidad. Después de muchos años de espera, la joven señora había, por fin, tenido un hijo, un precioso varón, llamado Josué, que ahora tenía dos años y medio.

En un descuido de los padres, el niño cayó a la piscina de natación y se ahogó. Para Diana y George Mendenall, los jóvenes padres, el golpe fue espantoso. Cayeron en una depresión profunda, y diez días después, no pudiendo soportar la pena, se suicidaron juntos en la sala de la casa.

«Ninguna razón para seguir viviendo», explicaba la lacónica nota que dejaron escrita.

Es cierto que un golpe tal como recibieron esos jóvenes esposos residentes en California es sumamente fuerte. Y es cierto que por años habían pedido a Dios un hijito y que, al fin, el ruego se les había concedido.

..

Es cierto también que uno llega a querer un hijo con tanta fuerza y corazón que hace un ídolo de él. Y es cierto que la muerte trágica de un pequeño hermoso y amado, por un accidente que pudo haberse evitado fácilmente, es demoledora y destructiva. Todo eso es cierto.

Pero también es cierto que hay motivos más altos y más sublimes en la vida por los que merece ser vivida. Cuando se pierde el sentido de la vida por haberse muerto el objeto más grande del amor y del interés, es porque no se ha adquirido todavía el sentido verdadero que tiene.

¿Para qué fue creado el hombre, y cuál es el objetivo primordial de la existencia humana? Conocer, amar y servir a Dios. Así de sencillo y claro es el verdadero sentido de la vida humana: conocer, amar y servir a Dios.

Cuando se pierde de vista ese objetivo, o cuando se hace a un lado por intereses menores, es natural que no se le halle sentido a la vida cuando esos intereses menores se destruyen, y al parecer nada queda entre las manos.

Más vale que reconozcamos que Cristo es el supremo objetivo de la vida, pues creer en Cristo, amar a Cristo y servir a Cristo es la función suprema del ser humano. Cuando llegamos a ese punto, entonces, sólo entonces, descubrimos el sonoro motivo de la vida.

Hermano Pablo

Share





No dejó ninguna nota
El joven, de sólo veintiún años de edad, se sentó en el cordón de la vereda y vació en su mano...

Algo más que un cheque
Durante meses había estudiado, con mucho esmero, los cursos del último año de secundaria. No era...

El tamaño del perdón
Se cuenta de una familia cuyos padres eran fieles en su servicio a Dios y criaron a sus hijos en el...

¿Corriges ó Destruyes a tu hijo?
Una cosa escorregir a nuestros hijos por los errores y faltas que cometen pero otra es destruir su...

Cuando la pareja se divorcia
Fue un momento sumamente emotivo. Los médicos, las enfermeras y el personal de la clínica se hallaban...