¿Cuánto tiempo estas dedicando a la Oración?

Mateo 26: 41 “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”. Hay por lo menos tres cosas vitales para la vida del cristiano que son: Leer la Palabra de Dios, Congregarse y Orar.

Todo aquel que quiera mantener una vida en comunión real con Dios debe preocuparse por cumplir estas tres cosas ya que de ellas dependerá su bienestar espiritual. En esta ocasión me quiero referir a la oración.



¿QUÉ ES ORAR?

Orar es hablar con Dios de una manera entendible, sin necesidad de usar palabras rebuscadas de un diccionario, simplemente es entablar una conversación entre Dios y tu. Esa oración no necesariamente tiene que ser repetitiva, sino que lo importante será, la sinceridad de palabras y la disposición de tu corazón.

¿CÓMO ESTA TU VIDA DE ORACIÓN?

Muchos se excusan en decir que no oran porque Dios ya sabe cuales son sus necesidades, si bien es cierto Dios es Omnisciente es decir que lo sabe TODO, eso no quiere decir que no tengas que orar, porque si fuera así, ¿Por qué entonces oraba Jesús?

Jesús es un ejemplo vivo de una vida de oración en varios pasajes de los evangelios podemos notar como siempre apartaba un tiempo para orar, es mas motivaba a sus discípulos a que oraran para que no cayeran en tentación, una muestra mas por lo que debemos de orar.

..

Ahora bien, ¿Cómo esta tu vida de oración?, si pudiéramos poner nota a tu vida de oración ¿Cuanto le pondrías?, ¿10?, ¿9?, ¿8?, ó siendo realmente sincero andas por el ¿5?, ¿4?, ¿3?, ó para ser mas realistas quizá andas rozando el ¿0?

No se trata de señalarte o avergonzarte por la vida de oración que llevas, sino mas bien de hacerte recapacitar sobre la importancia que esto tiene en la vida espiritual.

Amado hermano, no puedes llamarte cristiano cuando realmente no estas buscando parecerte a Jesús y eso implica parecerse a El en la vida de oración que mantenía, la voluntad de nuestro Padre es que lo busquemos, pues hay promesas maravillosas para aquellos que lo buscan.

Quizá últimamente te has sentido débil ante la tentación, quizá te has sentido sin fuerzas o muy cargado por las cosas de la vida, yo te pregunto: ¿Cómo esta tu vida de oración?, lastimosamente la mayoría de nosotros cuando nos sentimos débiles, cansados o turbados, dejamos de orar, dejamos de tener la comunión necesaria con nuestro Padre para podernos fortalecer, error que el enemigo aprovecha para querer sacar ventaja y terminarnos de hundir.
Es momento de comenzar a cultivar una vida diaria de oración, pues Jesús fue enfático en recomendar a sus discípulos a que oraran. La oración es fuente de victoria, porque a través de ella podemos fortalecer nuestra relación personal con nuestro Señor y con ello hacernos más fuertes para poder resistir las asechanzas del enemigo.

Te invito a que comiences a forjar en tu vida un hábito diario de oración, si te es muy difícil comienza con dos minutos, el siguiente día auméntale un minuto y así sucesivamente ve aumentando tu vida de oración hasta que sientas tan normal el tiempo que permaneces en contacto con el Señor vía oración, créeme que Dios estará muy feliz de hablar contigo.

La Oración es vital en la vida cristiana, es parte del oxigeno que necesitamos para subsistir en esta lucha diaria.

Autor: Enrique Monterroza
Escrito para: devocionaldiario.com

Share





Velad y Orad para que no entréis en tentación
San Mateo 26: 41 “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está...

La Base sólida que mantiene al cristiano
1 Tesalonicenses 5: 17 “Orad sin cesar” Este versículo es corto, pero encierra una verdad tremenda...

Velad y Orad para que no entréis en tentación
San Mateo 26: 41 “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad...

Hermano, Por qué has dejado de orar?
“Orad sin cesar” 1 Tesalonicenses 5:17 A muchas la palabra oración les suena a religiosidad,...

3 Pasos importantes para alcanzar la bendición de Dios
2 Crónicas 7: 14 "Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren...