Jugando con el Pecado

Jueces 16: 20 “Y le dijo: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Y luego que despertó él de su sueño, se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él”.

Que fácil es juzgar a Sansón, si ese mismo que desde niño fue proclamado para Dios y que como señal de esta consagración su cabello no había conocido navaja. Sin duda es fácil juzgarlo por su error, pero ¿Te has percatado que nosotros hacemos prácticamente lo mismo?, pues de eso te quiero hablar.

Sansón conoció a una mujer que le movió el tapete, Dalila no era una mujer que le faltase un ojo o unos dientes, era una mujer hermosa e inteligente que supo ganarse el corazón de un hombre que dentro de si sabia muy bien que era consagrado totalmente a Dios, aun así Sansón no escatimo su fe y decidió comenzar a jugar con el pecado.

Que duro es que aun cuando sabemos que hemos sido perdonados del pecado y que ahora estamos consagrados para Dios, le fallemos comenzando a jugar con el pecado.

Ninguno de nosotros somos tan fuertes como para ir tras el pecado y no permitir que nos venza, todos somos seres humanos que anhelamos ir en pos del pecado, esa es nuestra naturaleza carnal, esa que nos heredaron nuestros padres Adán y Eva, entonces, Si sabemos que somos débiles, ¿Qué hacemos buscando el pecado?

Sansón por un momento dejo de pensar que su fuerza provenía de Dios y no de lo fuerte que el podía ser en si, ningún músculo o cuerpo humano puede rendir como el Poder de Dios sobre tu vida. Lo que sucede es que cuando vemos que somos fuertes, nos olvidamos que nuestras fuerzas provienen de Dios y no de nosotros mismos.

Sansón comenzó a jugar con fuego, y el que juega con fuego se quema, Dalila sutilmente comenzó a querer convencer a Sansón para que le dijese de donde provenía su fuerza, Sansón comenzó a jugar, pues comenzó a darle respuestas falsas, en pocas palabras comenzó mintiendo.

La mentira es una de las armas mas potentes del enemigo para vencer a los llamados de Dios, si tu practicas la mentira vas camino a convertirte en un legitimo hijo del Diablo, porque el es el padre de la mentira.

Muchas veces no nos damos cuenta, cuando poco a poco vamos siendo arrastrados por la mentira a una derrota espiritual. Amado hermano, tu no eres fuerte en ti mismo, es Dios quien te da la fortaleza para soportar todo, tu eres débil, porque separado de El nada puedes hacer, pero también tienes que saber que con El todo lo puedes.

Sansón jugo varias veces con el pecado, creyendo que eso no iba a dañar su vida, sin darse cuenta que Dios tiene un limite y cuando tu decides ir en pos del pecado y no en pos de su voluntad, El es caballero y te permite hacer lo que quieras, pero su respaldo ya no estará contigo.

..

La ultima parte del versículo impacta de sobremanera mi vida: “Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él”. Que tremenda frase: “Jehová ya se había apartado de el”, Dios te ama como no tienes idea, pero no soporta tu pecado, ama al pecador, pero no ama su pecado, Dios no puede estar en donde hay pecado, porque no hay compatibilidad.

Sansón dijo: “voy a salir como las otras veces”, como quizá tu has dicho: “voy a pecar y luego voy a salir nuevamente como antes, sin ningún problema”. Amado, Dios tiene un limite y no permitirá que nadie se burle de El, no nos engañemos Dios no puede ser burlado, la gracia de Dios no puede ser pisoteada, es por eso que si recapacitamos en nuestra manera de vivir llegara un momento en donde escucharemos esto para nuestra vida: “Jehová ya se había apartado de él”.

No se trata de hacerte sentir mal y hacerte creer que eres un fracasado y que Dios ya no esta mas contigo, sino que se trata de recapacitar, de darnos cuenta que HOY Dios te esta y me esta dando una nueva oportunidad para reconstruir mi relación personal con El, oportunidad para dejar el pecado y comenzar a vivir una vida que le agrade.

El final de Sansón fue producido por la vida desordenada que llevo tomando la decisión de jugar con el pecado, amado, aprendamos de los errores de los personajes bíblicos, no caigamos en lo mismo, si hasta ahora has estado jugando con el pecado y porque Dios a lo mejor te ha seguido respaldando quizá no le has tomado atención a ese pecado oculto, quiero decirte que llegara un momento en donde Dios no tendrá al injusto por justo, en donde la paga de tus acciones las vivirás y a lo mejor serán fuertes.

¿Por qué permitir a que esto suceda?, ¿Por qué no decidir hoy mismo ponerme a cuentas con El y decirle que perdone mis pecados?

Dios quiere darte una nueva oportunidad y si Dios en esta hora me motiva a decirte esto, es porque sabe que no la estas pasando bien, que ese pecado que esta allí esta afectando toda tu vida, que a lo mejor después de cometerlo te sientes el mas vil del mundo y el menos digno de estar en su presencia, pero después de un tiempo se te olvida y vuelves a caer, en esta hora Dios pone en mi corazón el decirte que: TIENES UNA NUEVA OPORTUNIDAD.

No te debilites, no desmayes, no creas que eres indigno, si bien es cierto que hasta hoy no has llevado una vida que agrade a Dios, tienes la oportunidad de comenzar a vivir santamente HOY MISMO. Dios te ama tanto que te dice: ESFUERZATE Y SE VALIENTE.

Es hora de levantarnos como hijos de Dios que anhelen hacer su voluntad, que repudien el pecado y que vivan una vida cristiana victoriosa.

Tu eres llamado a ser victorioso, DEJA DE UNA VEZ EL PECADO.

Autor: Enrique Monterroza
Escrito para: devocionaldiario.com

Share





Viviendo santamente como Dios quiere
1 Pedro 1: 14, 15 “como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando...

Que yo te haré descansar
San Mateo 11: 28 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”. El...

No juegues con fuego, te puedes quemar
Como nos gusta jugar con lo que sabemos que puede causarnos la destrucción, bancarrota y heridas...

¿Tendrá la culpa Dios?
Génesis 3: 12 “Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo...

Dia de las Madres – Maria Madre de Jesús
San Lucas 2: 7 “Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un...