No desmayes, porque yo soy tu Dios

Isaías 41: 10 “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”

Todos en momento determinado hemos sentido temor y en más de una ocasión nos hemos sentido solos.

Hay momentos en la vida que pareciera que Dios se a escondido, esos momentos en donde por mas que oremos y oremos pareciera que El no nos escucha o por lo menos no quiere contestarnos.

Personalmente he pasado por momentos de desierto espiritual, en donde he anhela que un ángel del cielo baje y me de a beber agua, pero lastimosamente en varias ocasiones no ha sido así.

Pero en mi caminar cristiano he aprendido algo y es lo que quiero compartir contigo:

He cierto que en la vida de todo ser humano hay desiertos, no puedo negar tampoco que en la vida de los que somos hijos de Dios también hay momentos en los que pareciera que Dios se a apartado de nosotros o se ha escondido, pero también no podemos negar que en medio de esos sequedales, en medio de esos desiertos o de esos tiempos de silencio divino hemos experimentado los mejores momentos delante del Señor.

..

Personalmente mi mejores encuentros con el Señor han sido en esos momentos de desierto, puesto que pareciera que nuestra alma anhela su presencia y nuestro espíritu esta sediento de El, es así como hoy en día puedo entender que Dios permite momentos como esos para darnos tiempos de refrigerio, para hacernos ver lo necesitados que estamos de El y lo mucho que tenemos que anhelar buscarlo.

En esos momentos es donde el viene como un viento apacible y nos susurra al oído: “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”.

Ah!, que lindas palabras de Dios para nuestras vidas, “no temas”, como si supiese que sentimos temor de lo que nos rodea, “no desmayes”, como que conociera nuestro corazón que cuando tenemos temor estamos propensos a desmayar, pero que lindo es saber que “yo soy tu Dios que te esfuerzo”, quiere decir que no es que yo quiera esforzarme, sino que es El en persona a través de su Espíritu Santo quien me esfuerza, luego viene una promesa preciosa: “siempre te ayudare”, en pocas palabras confirmandote que estará ahí siempre aun cuando todo parece desierto, luego te dice: “siempre te sustentare con la diestra de mi justicia”, quiere decir que aun cuando nos encontremos en sequedales espirituales, El vendrá y nos sustentara, nuestra alma no morirá de sed de El, nuestro espíritu no se puede secar, pues El es la fuente de agua viva.

Amado amigo, posiblemente estés pasando por momentos en los cuales pareciera que todo esta en tu contra, tienes una sed espiritual tremenda y no encuentras nada en medio del desierto, es ahí en donde Dios propicia el momento idóneo para encontrarse contigo, para tener uno de esos momentos inolvidables en tu vida, en donde a lo mejor estarás derramando lagrimas y sintiendo como nunca su presencia, El te ama y jamás te ha dejado, solamente quería recordarte que cuando lo buscas de corazón, lo encuentras.

Dios es Fiel y no puede negarse a si mismo, es por eso que El te ama con amor eterno y aun cuando tu eres infiel, El permanece Fiel a ti y esta vez no será la excepción, así que te digo en el Nombre del Señor:

No temas, ni desmayes, porque el es tu Dios y mi Dios

Autor: Enrique Monterroza
reflexionesydevocionales.blogspot.com

Share





Esforzandose y siendo Valiente
Josué 1: 9 “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová...

El Silencio de Dios
“Oh Dios, no guardes silencio; No calles, oh Dios, ni te estés quieto” Salmos 83:1 ¿Es increíble...

Ya no puedo más
1 Reyes 19: 4 “Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un...

Los desiertos de la vida
Salmos 30: 5 “Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará...

¡Claro que tú puedes!
Todos hemos querido en alguna ocasión darnos por vencidos, hablo de esos momentos en donde pareciera...