Archive for diciembre, 2008



Una red mortal

Era un gigante de los mares: un gigante feliz, hijo del vasto mar. Podía nadar a cincuenta kilómetros por hora, zambullirse a más de cien metros, y luego saltar sin inhibiciones en el aire para caer con todo su enorme peso de treinta toneladas en las azules aguas de la costa de México.

Era una ballena gris, que vagabundeaba libremente por todo el Pacífico.

Share

José un hombre digno de admiración

San Mateo 1: 18-20 “El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es”

Share

Anticristo

AnticristoEl hombre llegó temprano a la oficina de registro civil en Londres, Inglaterra. Era la oficina adonde va la gente que quiere cambiar de nombre. Cuando le preguntaron qué nombre quería ponerse, respondió: «Anticristo». Así que el funcionario, después de examinar los documentos que el hombre presentaba, fría y escuetamente estampó en los libros su nuevo nombre: «Anticristo».

Share

El propósito del nacimiento de Jesús

San Mateo 1: 21 “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Sin lugar a dudas el nacimiento de Jesús significaba la esperanza de la humanidad para encontrar al fin un perdón de los pecados que les permitiera alcanzar la gloria eterna.

Con esto se dejaba atrás una ley que le hacia ver al hombre lo difícil que era no pecar y se abría un nuevo periodo llamado: “Periodo de Gracia”, del cual hoy en día gozamos.

Share

Cuando el rio se desborda

Devocional CristianoEl cielo se encapotó sobre Tijuana, México. Las primeras gotas de lluvia comenzaron a caer. Era una tormenta que venía desde el sur, originada en el Pacífico. En pocas horas cayeron 120 milímetros de agua.

El río Tijuana, por lo general tranquilo y de poca agua, se convirtió en un torrente arrollador. Doce personas murieron en el torrente. Un vecino dijo, llorando ante las cámaras de televisión: «Lo he perdido todo: mi casa, mis muebles, mi camión. El río se lo llevó todo.»

Share

Una decisión de última hora

Fue una decisión de última hora. «Nos regresamos hoy mismo», anunció Pedro Nocón. A todos los que festejaban les cayó mal. Se habían reunido dieciséis parientes, de distintos lugares, para una fiesta familiar, y habían estado muy alegres. Pero por alguna razón que ellos no podían explicarse, Pedro Nocón, de treinta y ocho años de edad, decidió regresarse, con su familia, antes que terminara el evento.

Pedro, su esposa Ampee, y sus hijitas Glorianne de cinco años y Jillanne de ocho se subieron al auto y emprendieron el viaje.

Share