Sobreviviente

El sobreviviente de un naufragio fue arrojado por la corriente a una isla deshabitada. Después de algún tiempo consiguió construir una especie de choza en la cual puso lo poco que había podido salvar de la catástrofe.

Rogaba a Dios que lo salvara y observaba ansiosamente el horizonte para poder dar una señal a todo barco que pasara. Cierto día, al volver de su búsqueda de alimentos, fue sobrecogido de espanto al ver su choza en llamas. Le pareció lo peor que podía sucederle: todo lo que había podido salvar del naufragio se estaba quemando.


Pero lo que en un primer momento pareció ser una tragedia y que en su mente se revelaba desastroso, en realidad era el medio de su liberación.

En la infinita sabiduría de Dios, esa aparente pérdida era en realidad la respuesta a su ardiente oración. En efecto, ese mismo día llegó un barco. –Hemos visto la señal de humo, le explicó el capitán.
Sí, lo que nos parece una calamidad puede llevarnos a descubrir que Dios se sirvió de ello para nuestro bien. Para un inconverso, puede tratarse de una oportunidad para encontrar a Dios por medio de la obra de Jesús. Para un creyente, puede ser una inolvidable experiencia de liberación y de consuelo en el Señor.

Sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
Romanos 8:28


Sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.

1 Pedro 1:7

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

Share





¿Se quema tu choza?
El único sobreviviente de un naufragio estaba sobre una pequeña isla desierta. Estaba orando fervientemente,...

Todo obra para bien
"Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme...

Contactos mortales
La mañana era cálida y húmeda, pero agradable, en Buenos Aires, Argentina. Había llovido intensamente...

Cuando el submarino se hunde
Llevaba allí cuarenta y nueve años, casi medio siglo, descansando sobre blandas arenas, recostado sobre...

Dejando el mundo fuera
“Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros.  Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de...