Corazón alegre

corazonab.gifPor su vestimenta se veía que era una mujer muy humilde y sencilla, además había enviudado hace unos pocos años atrás, pero allí estaba en el templo, frente a la cesta de las ofrendas, donde otros, con esplendidos vestidos de telas muy finas y enormes añillos de oro, momentos antes, habían echado grandes cantidades de dinero, con cierta ostentación y orgullo.

Pero ella con una dulce sonrisa en sus labios echó lo único que le quedaba, dos monedas de muy bajo valor que eran todo su sustento.

Este relato que encontramos en el evangelio según Marcos, en el capítulo 12, es conocido por todos, seguro que lo hemos leído una y otra vez. Cuántas veces hemos sentido que nos parecemos más a los que ofrendaron con ostentación, que a la humilde viuda. Generalmente nos sentimos satisfechos con cumplir en ofrendar para la obra de Dios con algo del dinero que el Señor nos ha dado, pero olvidamos que nuestro Padre celestial desea que le entreguemos también nuestra vida y nuestro tiempo, pero no con tristeza, ni por necesidad, sino con corazón alegre, como dice el apóstol Pablo en su epístola a los Corintios. Que nuestro corazón esté siempre dispuesto para servir al Señor con gozo y alegría, no importando las circunstancias por las que en algún momento tuviésemos que pasar, con los talentos y dones que el mismo nos ha dado a cada uno en particular, conforme a su voluntad y por su infinita misericordia; para bendición nuestra y de su iglesia, y para que el nombre de nuestro Padre celestial sea honrado y glorificado.

Dios recompensa a quien ofrenda su vida a Él, con amor y corazón alegre.

Lectura: Marcos 12:41-44

“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre”. 2 Corintios 9:7

Elfriede de Jiménez

Share





La ofrenda de la viuda
Una joven filipina quedó viuda con seis niños que sostener. Vivía con muchas privaciones y afanes;...

El peso insoportable del dinero
Salvador García trabajaba de cargador para una compañía de transportes en Madrid, España. Su oficio...

Confianza total
Lectura: Salmo 23 Salmo 23:6ª “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días...

El Rey y el Mendigo
En unas tierras lejanas, existía un Rey muy sabio y bondadoso; cierto día el rey había salido a pasear...

Una Sonrisa
Una sonrisa no cuesta nada, pero da mucho. Enriquece a aquellos que la reciben, sin empobrecer a aquellos...